Amnistía Internacional (AI) consideró que las iniciativas para regular las marchas que se discuten en Quintana Roo, San Luis Potosí y Distrito Federal, emplean conceptos ambiguos y limitan manifestaciones legítimas, basados en criterios confusos.

En un pronunciamiento público, el capítulo México de esa organización no gubernamental señaló que estas iniciativas ignoran criterios de necesidad y proporcionalidad, y propiciarían el uso de la fuerza contra manifestaciones pacíficas.

Por ello, el organismo internacional de derechos humanos consideró dichas propuestas como atentatorias contra las libertades de expresión y asociación, establecidos en mecanismos legales internacionales.

Asimismo recordó que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha señalado que «el derecho a la libertad de expresión no es un derecho más sino, en todo caso, uno de los primeros y más importantes fundamentos de toda la estructura democrática».

Amnistía Internacional considera especialmente preocupante el caso de la Ley de Cultura Cívica del estado de Quintana Roo, pues esta fue aprobada el pasado 25 de marzo y faltaría tan solo su ratificación por el gobierno estatal para que esta entre en vigor».

Por lo anterior, llamó a las autoridades de Quintana Roo a no ratificar la Ley de Cultura Cívica y a los legisladores de otras entidades a escuchar el punto de vista de las organizaciones no gubernamentales durante la discusión.