Rafael Moreno Valle Rosas, gobernador de Puebla, adelantó que el segundo piso de la autopista México-Puebla podría iniciar antes de terminar este año.

Luego de sostener que la obra no ha sido concesionada aún, mencionó que requerirá de una inversión por 10 mil 500 millones de pesos.

Llevó dos años en lograr ese proyecto. Dos años y decenas de millones de pesos por parte del gobierno del estado. Puedo explicarles que es un proyecto extraordinariamente complejo. Tenemos distintos frentes, uno de ellos es un asunto jurídico por una concesión que se había dado en el gobierno anterior”.

Argumentó que su gobierno logró rescatar esa concesión, pero lo complejo del proyecto estriba en que la propiedad de la vía es de Banobras, es parte como activo de Fonadin, la operación de la carretera federal le corresponde a Capufe y la normatividad a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

Evidentemente esto implicaría una nueva carretera de cuota, el segundo piso sería una obra que tendría un costo. Hemos estado más de dos años trabajando.

Ha habido toda la disposición del gobierno de la República, pero si me parece importante aclarar que todavía no llegamos a un esquema de concesión, un esquema de concesión estatal que es algo muy importante”.

“Créanme que estamos trabajando en ello, han estado trabajando nuestros abogados y asesores financieros, estamos en contacto permanente con la SCT, y además tengo la confianza y convicción de que vamos a poder iniciar esa obra antes de que termine el año”.