A días de las elecciones presidenciales en Ucrania, trece uniformados ucranianos han fallecido, según fuentes de la presidencia interina, en un tiroteo con insurgentes prorrusos en la región de Donetsk.

De acuerdo con algunos medios rusos las bajas se deben a un enfrentamiento interno entre miembros de la Guardia Nacional, leal a Kiev.

Por otro lado Moscú ha anunciado que sigue retirando sus tropas de la frontera, aunque la OTAN asegura que el número de efectivos presentes sigue siendo elevado.