El comisionado de la Liga Nacional de Futbol Americano (NFL, por sus siglas en inglés), Roger Goodell, informó hoy que la ciudad de Minneapolis, Minnesota, fue elegida como sede del Super Bowl LII, en 2018.

La elección de Minneapolis se dio después de la cuarta ronda en la que participaron los dueños de los equipos que dejaron en segundo lugar a Nueva Orleans e Indianapolis.

El anuncio de Roger Goodell se dio mediante la página web de la NFL, lo cual originó la euforia en la oficina de los representantes de Minneapolis en esta elección.

Los Vikingos de Minnesota juegan en Minneapolis, ciudad donde se jugó el Súper Tazón de 1992, que concluyó con victoria de Washington sobre Búfalo.

Actualmente se construye un estadio que será inaugurado en 2016, mismo que tendrá un costo de mil millones de dólares, con participación de las autoridades locales.

En febrero pasado fue demolido el estadio Metrodome, y es en esa superficie donde se construye el nuevo escenario, mientras que los Vikingos jugarán los próximos dos años en las instalaciones de la Universidad de Minnesota.