La hipertensión representa el 49 por ciento de riesgo para las enfermedades cerebrovasculares y si tan solo se trabajara en la prevención y control de la hipertensión, el porcentaje de pacientes que sufren este tipo de enfermedades se reduciría en un 50 por ciento, sostiene Nicolás René Moreno Navarro, neurólogo del ISSSTEP.

MedicasEn entrevista para Poblanerías en línea, indica que hay una enfermedad cerebrovascular, cuando existe una obstrucción de alguna arteria que irriga al cerebro, lo que origina un infarto cerebral. Añade que estas enfermedades pueden dividirse en tipo isquémica y tipo hemorrágica.

Explica que la primera puede producirse por disminución del riego sanguíneo provocado por una aterotrombosis -sarro que se forma en las arterias- cuyo origen viene de la hipertensión.

Factores de riesgo y prevención

Además de la hipertensión, el síndrome metabólico, compuesto por la obesidad, elevación de la presión arterial, colesterol y triglicéridos, representa otro factor de riesgo.

El estrés podría llegar a ser otra causante debido a que eleva la presión arterial, sin embargo no es un factor desencadenante.

De acuerdo a la perspectiva del neurólogo, anteriormente la edad propensa para el desarrollo de estas enfermedades se ubicaba por encima de la quinta década, es decir por arriba de los 50 años, sin embargo esto se ha ido modificando principalmente por el problema de obesidad que existe en México.

Por ello, señala que las acciones de prevención deben enfocarse hacia los hábitos alimenticios de los pacientes.

Recomienda como primer punto modificar la dieta y reducir el nivel de carbohidratos y grasas así como hacer ejercicio y mantener un chequeo constante de presión arterial, pues en el momento que se encuentre por encima de los valores normales, habrá que  recibir tratamiento para prevenir complicaciones.

¿Cómo reconocer las enfermedades cerebrovasculares?

ACV-500x325El especialista comenta que difícilmente una persona reconoce cuando está a punto de tener un accidente cerebrovascular debido a que los síntomas y las manifestaciones de la enfermedad suelen confundirse con  otros padecimientos.

La sintomatología de la enfermedad cerebrovascular va a depender de qué territorio del cerebro se esté afectando.

Según explica el neurólogo, el cerebro puede dividirse en dos zonas irrigadas, la parte anterior  que está irrigada por las venas carótidas y la parte posterior que está dada por las vertebrales que al unirse forman el tronco de la basilar.

Cuando se afecta la parte anterior donde se ubican las venas carótidas las manifestaciones clínicas son:

  • Alteraciones visuales, vista borrosa o pérdida momentánea de la vista en uno o ambos ojos.
  • Alteraciones motoras del lenguaje y del cuerpo.

Cuando se afecta la parte posterior donde se ubican las vertebrales y el tronco de la basilar, las manifestaciones clínicas son:

  • Visión doble.
  • Dificultad para articular las palabras.
  • Dificultad para deglutir la saliva y los alimentos.
  • Vértigo.
  • Alteraciones sensitivas en uno o ambos lados del cuerpo.

Solo 4 horas para actuar

Aunado a que difícilmente los pacientes reconocen los síntomas, el periodo de acción para iniciar un tratamiento y contrarrestar los efectos de un infarto cerebral, solo es de cuatro horas y media como máximo.

Indica que el promedio de tardanza, desde el primer síntoma que tiene el paciente hasta que acude al hospital es de 22 horas. Cuando esto sucede ya no es posible iniciar una trombolisis, que permita disminuir los efectos y secuelas del infarto cerebral y solo se ofrece una prevención secundaria para que el cuadro no vuelva a repetirse.