Investigadores de un proyecto europeo, buscan soluciones para evitar que desparezcan  los insectos polinizadores.

La desaparición paulatina de los polinizadores tiene una incidencia en la flora, en los cultivos y, por consecuencia, en la nutrición de nuestra especie.

Para atenuar este fenómeno, proponen plantar flores en las tierras que bordean los campos de cultivos para atraer a los polinizadores y, así, ayudarles a colonizar nuevos hábitats.