couvadeGuadalajara.- La epidemióloga del área de Enseñanza de la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) de Gineco Obstetricia del IMSS en Jalisco, Ana Bertha Zavala Gómez, emitió hoy recomendaciones para prevenir o controlar en el hombre los síntomas de embarazo.

En rueda de prensa, la investigadora dijo que vivir y disfrutar cada etapa del embarazo en pareja, involucrar al padre en todo el proceso, puede contribuir a reducir la posibilidad de que se presente el Síndrome de Couvade (incubación), el cual genera síntomas o molestias en el hombre a la par o similares a los que vive su pareja.

Refirió que involucrar a la pareja contribuye a evitar que el progenitor varón se sienta desplazado o tenga temor a un distanciamiento con su pareja en cuestión de intimidad, o bien prevenir rupturas que se deriven de la ansiedad de la llegada de un nuevo miembro al hogar.

Que disfruten juntos del embarazo, que le pregunte su pareja, incluso cómo se siente, que le comparta todos los cambios que vive y que se apoyen emocionalmente”.

Comentó que náuseas, vómito, dolor abdominal (muy similar al de las contracciones uterinas), irritabilidad y aumento del peso y apetito, son algunos de los síntomas que el papá puede presentar debido al Síndrome de Couvade, sobre todo durante el primer trimestre del embarazo o hacia el último periodo de la gestación.

Subrayó que se estima que uno de cada cuatro padres puede presentar este síndrome, “y es prevalencia en un embarazo normal, de 10 por ciento, en tanto que en uno donde existan complicaciones, la incidencia puede incrementarse hasta 25 por ciento”.

A su vez, el titular de la División de Obstetricia de ese nosocomio, Salvador Hernández Higareda, expresó que existen varias hipótesis que pueden explicar el desarrollo de síntomas similares a los del embarazo en el varón.

Una, es la posibilidad de que hormonas como la prolactina y el cortisol puedan incrementarse en el hombre o bien, puedan serle transmitidas en altos niveles por parte de su pareja, por el simple contacto a través de un beso”.

Indicó que la somatización de aspectos emocionales en el hombre ante el proceso del embarazo, desde angustia y estrés, hasta dudas y confusiones, se traduce en síntomas físicos como los anteriormente descritos.

Resaltó la importancia de que si el varón presenta dichos síntomas, acuda a su médico familiar para controlar las molestias y recibir orientación psicológica para afrontar de una forma más adecuada el proceso de la gestación, sobre todo al nacimiento del bebé.

Señaló que “es frecuente que por cuestiones de tipo cultural o incluso vergüenza, los padres no se acerquen a buscar orientación sobre los síntomas que los aquejan, por lo que se pide acercarse a otros padres de familia y documentarse con lecturas sobre el Síndrome de Incubación y el proceso en sí del embarazo”.

Afirmó que se han observado casos en que sólo el padre varón experimenta los llamados “achaques del embarazo”, y en la mujer embarazada, el proceso transcurre normal, sin molestia alguna.