Han pasado alrededor de mil cuatrocientos noventa días desde aquella noche en Johannesburgo donde España, de la mano de Andrés Iniesta, levantó por primera vez la copa del mundo de la FIFA, mil cuatrocientos sesenta días después, el balón está a punto de volver a rodar ahora en tierras donde el futbol es  parte medular de la cultura carioca. Se acabó la espera, Brasil 2014 está a punto de hacer aparición en el que pinta para ser uno de los mejores mundiales de la historia de este deporte.

Mundial en Brasil, todas las selecciones campeonas del mundo clasificadas: Brasil, Italia, España, Uruguay, Francia, Inglaterra, Argentina, Alemania,  los mejores jugadores del mundo: Lionel Messi, Neymar, Cristiano Ronaldo, Wayne Rooney, Edinson Cavani, Karim Benzema, Andrea Pirlo y Andrés Iniesta. Ingredientes de sobra hay para esperar 30 días de partidos memorables e históricos, 30 días para encumbrar figuras y 30 días para humanizar a los que parecen no ser de este planeta, que ruede el balón.

A toda esta vorágine de adrenalina y palpitaciones, solo un virus FIFA, podría perjudicar la copa de la FIFA, jugadores referentes de su selección empezaron a caer víctimas de diversas lesiones como fichas de domino, Van der Vaart (Holanda), Falcao (Colombia), Montolivo (Italia), Marco Reus (Alemania), Franck Ribery (Francia), Aldo Leao (Colombia), Luis Montes (México), Amaranto Perea (Colombia), entre otros, vieron truncadas sus aspiraciones de participar en el máximo torneo a nivel selecciones del mundo.

¿Por qué es culpa de la FIFA? Muy sencillo, jugadores que disputaron este último año futbolístico entre 45 y 50 partidos en sus respectivas ligas, mas partidos amistosos con su selección y mas el desgaste de los viajes, dan como resultado una sobrexplotación deportiva de dimensiones serias y preocupantes, los futbolistas llegan “reventados”, física y anímicamente, con sobrecargas musculares, cansancio crónico y fatiga mental, truenan a las primeras de cambio y el resultado ahí está con una de las previas de mundial con mas lesiones en los últimas 3 copas del mundo.

Dejando a un lado la epidemia de lesiones que no tiene fin, a falta de dos o tres días para que Brasil y Croacia abran el telón en Sao Paulo, analicemos a los favoritos junto con sus particulares obsesiones:

Brasil:

Pentacampeón del mundo y máximo candidato a quedarse con la copa y con mayor razón jugando en casa. Mejor generación de futbolistas en defensa que en ataque, Dani Alves/Thiago Silva/David Luiz/ Marcelo con más virtudes que: Óscar/Hulk/Fred/Neymar en ofensiva. Fracasaron rotundamente en Alemania 2006 y Sudáfrica 2010 quedándose en cuartos de final, hoy la cosa no cambia, cualquier otro resultado que no sea levantar su sexto título el 13 de julio en Río de Janeiro será un catastrófico y severo FRACASO.

Alemania:

3er lugar de los últimos 2 mundiales, se ha quedado en la antesala de la final ante Italia en 2006 y España en 2010, momento de que su brillante generación futbolística acabe de dar ese salto de calidad y se meta de una vez por todas al partido grande. Ozil, Muller, Gotze, Lahm, Neuer, Sweinsteiger, Hummels, Podolski y el veterano Klose, conjuntan un equipo plagado de talento y experiencia, la lesión de Marco Reus es una pérdida considerable pero tienen capacidad de sobra para solventar su ausencia.

España:

Actuales campeones del mundo y de Europa, serios aspirantes a conseguir su segunda estrella. Ya con cierto recambio generacional en varias líneas ante la veteranía de: Xavi Hernández, Iker Casillas, Xabi Alonso y David Villa, podrían padecer la transición o el llamado: “cambio o fin de ciclo” al terminar su participación en Brasil.

Selecciones como: Argentina con ataque que mete miedo y defensa que da miedo, Inglaterra y Francia siendo un volado, Italia siempre será Italia, Portugal con Cristiano Ronaldo puede y sin Cristiano no puede, Bélgica puede ser la sorpresa del mundial, aunque sean muy jóvenes, México no debería de estar pero ya estando puede pasar cualquier cosa, incluso el “quinto partido”, los sudamericanos ahí estarán peleando, Colombia con Falcao prometía, sin él no tanto, Uruguay será un dolor de huevos para Italianos, Ingleses y Ticos, Ecuador y Chile hasta octavos llegan.

Por fin llegó Brasil 2014, con muchas y lamentables lesiones en la previa, con muchas selecciones soñando diferentes sueños, aspiraciones y metas, y cada una con una obsesión muy particular, lejana o cercana, impensada o bien pensada, ser campeones del mundo, ni más ni menos.