Después de varios años de debates, la Iglesia de Inglaterra votó a favor de que las mujeres puedan ordenarse a obispas.

La primera mujer obispo podría ser ordenada en 2015, según ha apuntado el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, que es uno de los impulsores de la propuesta.

Países como Estados Unidos, Australia, Canadá y Nueva Zelanda ya permiten la ordenación de mujeres como obispo.