vida cotidianaSi bien actualmente, la Ley de Maltrato Animal en Puebla no sería “letra muerta”, sí requiere de un análisis y una reestructura profunda, para crear una verdadera cultura de cuidado de los animales desde los hogares.

Así lo sostiene Jorge Luis Escobedo Straffón, coordinador de la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), quien asegura que se deben marcar regulaciones sobre el trato que se brinda a estos seres vivos.

La Ley del Maltrato Animal, bienvenida, puesto que se tiene que castigar al infractor, pero creo que se tiene que seguir depurando y que cuente con el peso que realmente debe tener una legislación de estas características”.

Durante una entrevista con Poblanerías en línea, refiere que este asunto no sólo implica los casos de crueldad que se conocen a través de las redes sociales, sino el incumplimiento de las cinco libertades que tiene cualquier tipo de animal, no sólo las mascotas.

Explica que dichas libertades de los animales están avaladas de la década de los 80 a nivel mundial y son:

  • Mantenerlos libres de sed y hambre.
  • Mantenerlos libres de enfermedades.
  • Darles un hábitat o un espacio o un lugar correcto para su tamaño, su especie y su género.
  • Permitirles expresar sus actitudes “normales”; por ejemplo, un caballo tiene que salir a correr, un perro tiene que salir a caminar o jugar, un ave debe de volar, etc.
  • Evitarles sufrimiento mental; lo que se refiere a que un animal no se puede encontrar amarrado o ser sujeto de violencia (golpes y maltrato).

Si no cumplimos con alguna de estas cinco libertades, estamos cometiendo maltrato animal”, destaca.

Se debe regular a los circos, no prohibir

Después de la nueva regulación aprobada el viernes por el Cabildo de Puebla y que elimina la presencia de animales en los circos, Escobedo Estraffón considera que la prohibición no es la mejor medida.

A veces prohibir no es lo correcto, más bien se tienen que regular ciertos criterios, puesto que suponemos que al prohibir todo mundo está haciendo mal las cosas, cuando la verdad existen empresas muy serias que se dedican al espectáculo de los circos que no maltratan a los animales, aunque también debo decir que por otra parte sí hay casos”.

En este punto, asegura que en algunos circos no sólo hay maltrato, sino incluso crueldad animal; aunque destaca también que no son muchos los que asumen este tipo de conductas.

Y abunda que primero se tiene que definir qué es el maltrato, qué es la crueldad y después castigar en la medida correcta a cada uno de los casos.

Otra crueldad que no se voltea a ver

El académico de la UPAEP apunta que además, existen otras condiciones de maltrato y crueldad contra animales, que son evidentes y que no se voltean a ver.

Ejemplifica el caso de la matanza de animales que se registra en los rastros, donde muchas veces el sacrificio no es el adecuado, donde se puede caer en maltrato.

Expone también que en muchos municipios de Puebla, se ocupan a los caballos para diversas jornadas laborales, como son el arado de tierras o para recolectar la basura a través de carretas.

A un año, no hay sanciones

Desde su aprobación el 25 de julio de 2013, la reforma a la Ley de Protección a Animales del Estado de Puebla, no se han registrado casos en los que se haya sancionado o encarcelado a alguna persona por maltrato animal.

De acuerdo con la información proporcionada por el área de prensa de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), no se tiene conocimiento de este tipo de reportes.

Esto, pese a que la legislación actual en el Código Penal del Estado, contempla sanciones con penas de dos a cuatro años de cárcel a quien cometa maltrato o crueldad en contra de cualquier animal.

Además, el Artículo 470 sanciona el maltrato animal con multas de 200 a 400 días de salario (de 12,754 a 25,508 pesos).

Para el Artículo 472, las sanciones previstasen el Artículo 470 se incrementarán en una mitad si se prolonga innecesariamente la agonía o el sufrimiento animal, si se utilizan métodos de extrema crueldad.

También si además de realizar actos de maltrato o crueldad de cualquier animal, el sujeto activo los capta en imágenes, fotografía o video graba para hacerlos públicos por cualquier medio.

Sin embargo, se exceptúan disposiciones en los casos de espectáculos de tauromaquia, charrería y peleas de gallos, así como los relacionados con fiestas tradicionales y por usos y costumbres.

Casos sin castigo

Sin embargo, la aplicación de esta ley se puede considerar como “letra muerta”, toda vez que en mayo de este mismo año, se conoció que el Centro Antirrábico del municipio de Amozoc mata a golpes a los perros que son capturados, pese a las leyes vigentes.

De acuerdo con información publicada por Milenio Diario, en esa demarcación, el sacrificio se llevaba a cabo a base de golpes y descargas eléctricas, para posteriormente ser enterrados en fosas clandestinas.

Las propias autoridades municipales reconocieron los hechos y aseguraron que hay una investigación en la Contraloría local contra de director del antirrábico, toda vez que el alcalde José Cruz Sánchez desconocía que estaban haciendo los trabajadores.

Escucha la entrevista completa con Jorge Luis Escobedo Straffón