Puebla es la puerta de entrada al sur y sureste de México. Así se concibió desde tiempos remotos. Sitio de descanso para quienes transitaban de la Ciudad de México al Puerto de Veracruz en los orígenes. Una de los varios motivos para la fundación.

Lugar estratégico para la construcción de la identidad nacional. Para la integración de un país.

Las complicaciones de la vida moderna, la industrialización, la globalización, el desarrollo económico, la movilidad y comunicación entre las regiones del país con el sureste mexicano, convirtieron en cuello de botella, en embudo, la autopista construida a principios de los años sesenta.

Justo en el tramo de entrada a la ciudad de Puebla, en la distancia en que el crecimiento urbano de la ciudad abrazó y rebasó a la vía rápida de comunicación, la autopista México-Puebla, el tránsito vehicular se volvió lento, pesado, complicado.

Y es en la distancia que va de la Volkswagen al el Estadio Cuauhtémoc, de poco menos de 15 kilómetros, en la que se construirá un segundo nivel que aliviará las complicaciones que el desarrollo ha creado.

Esfuerzo conjunto entre los dos niveles de gobierno, el federal y el estatal.


publicidad puebla
 

Este martes 19 de agosto habrá de arrancar la gran obra. En dos años habrá de quedar lista.

No hay duda, su construcción aliviará la comunicación, el traslado.

Bienvenido el proyecto.

Era urgente y necesario.

@luisenriquesf
Facebook.com/luisenrique.sanchezfernandez
Facebook.com/luisenriquesf
[email protected]