EF30906_BALLET_FOLKLRICO_AMALIA_HERNNDEZ_04Con más de 100 artistas en escena, que ofrecieron una vertiginosa oleada de ritmos en coloridos atuendos que expresan la viva imagen de este país, el Ballet Folklórico de México, de Amalia Hernández, se sumó a las celebraciones por el 80 aniversario del Palacio de Bellas Artes.

En la gala ofrecida esta mañana en la Sala Principal del recinto homenajeado, la agrupación que dirige Salvador López López ofreció un programa conformado por nueve cuadros con los que hizo un recorrido musical y dancístico por diferentes entidades del país, siempre resaltando lo mexicano.

Desde Sonora hasta Veracruz, pasando por Chihuahua, San Luis Potosí, Jalisco, Michoacán y la costa chica de Guerrero, estos virtuosos del baile dejaron entrever las manifestaciones estéticas enraizadas del folclore mexicano.

A pesar de la presentación tan temprana, cerca de 800 personas se dieron cita para deleitarse con las coloridas y virtuosas coreografías y acompañar a este emblemático recinto en sus ocho décadas de existencia.

La gala inició cuando el pozo del recinto se abrió y enseguida se escucharon los tambores a cargo de ocho hombres ataviados de una de las danzas mestizas más populares del estado de Coahuila: “Los Matachines”.

Minutos después, la danza a cargo de 20 bailarines sorprendió y ‘despertó’ a los presentes no sólo a tamborazos, sino también con sonajas de guaje que portaron en sus manos, iniciando así la fiesta.

EF30915_BALLET_FOLKLRICO_AMALIA_HERNNDEZ_8Enseguida, apareció un grupo musical que con guitarras, violines y arpas animaron al recinto al interpretar una serie de sones huaestecos y veracruzanos, acompañados por bailarinas que portaron diverso trajes típicos, y que en el escenario, ejecutaron pequeñas danzas.

Ya entrados en calor, se hicieron presentes las “Adelitas”, cuadro en el que unas 30 mujeres ataviadas a la usanza de la época de la Revolución Mexicana arribaron al escenario para bailar “La Revolución”.

Se trata de una coreografía que dedicaron a “Las Soldaderas”, esas mujeres que combatieron y que tuvieron un papel determinante en la lucha revolucionaria al seguir a sus hombres a la guerra.

La “Charreada” no se quedó atrás y fue otro de los cuadros coreográficos que se hicieron presentes y donde uno de los bailarines ataviado de charro, cautivó las miradas al ofrecer “La danza de la reata”.

Con estilo y siempre concentrado, el ejecutante no sólo mostró su habilidad en el manejo de la reata, sino también bailó acompañado por su compañera, llevándose cientos de aplausos.

Enseguida, el sabor a Veracruz cautivó al recinto con la “Fiesta en Tlacotalpan”, donde un grupo veracruzano acompañado por arpa, jarana, guitarra y violines, engalanó la escena al interpretar el tema de “La Bamba” y otros sones jarochos, con el que atraparon a los asistentes.

Catrinas, ángeles, demonios, brujas, negritos y hasta payasos fueron algunas de las botargas que bailaron sobre el escenario en este cuadro musical, y que segundos después, bajaron hasta los pasillos del recinto para contagiar de alegría a los presentes.

Por espacio de dos horas y media, diversas técnicas de la danza clásica y moderna, acompañadas por huapangos, sones jarochos, mariachi y música ritual, fueron llevadas al escenario.

EF30906_BALLET_FOLKLRICO_AMALIA_HERNNDEZ_02“La vida es un juego”, fue otro de los números que disfrutaron sobre los adultos mayores, pues dicha pieza recuerda canciones y juegos de antaño como “Doña Blanca”, “A la víbora de la mar”, “la Cucaracha”, principalmente.

“La danza del venado” y “Fiesta en Jalisco” cautivaron en la recta final del programa, a un público que quedó inmovilizado ante brillante presentación, arropada con mariachis, serpentinas, confeti y mucho baile.

Por más de seis décadas, la compañía que se ha caracterizado por expresar las diversas manifestaciones de los bailes populares de todas las épocas y regiones del país.

La precisión y dedicación son distinciones de su trabajo que en combinación con los vestuarios tradicionales y música original han hecho del Ballet Folklórico de México una compañía reconocida con más de 400 premiaciones y ovaciones en pie.