¡Osú! Os tengo novedades integrantes de la manada lobezna; abráis de saber, para que no pequéis de ignorancia, que Lorenzo Carreón Luna empieza a pagar sus fechorías.

Me cuenta Agapito López Caste, que el famoso Pito Suelto, ese mote se ha ganado el director de Veterinaria de mi Casona, ha sido vituperado y puesto en su sitio por sus colegas y correligionarios.

¡Hostia! No conforme con pretender descargar sus emociones y arranques libidinosos con las colegas de su Facultad, pretendió, en el pasado reciente, presidir y dirigir a la Asociación Mexicana de Veterinarios para lo cual puso en práctica un plan para sorprender a sus pares.

¡Os lo juro! Información fidedigna me ha proporcionado Esteffi Erro Te, apodada la Encantadora de Perros, por aquello de su inigualable belleza y que siempre es perseguida y acosada por una jauría de colegas desatados y obnubilados por sus encantos.

Lo menos que a su paso, haciendo campaña con sus contertulios, le recitaban con arrojo e ironía, eran esos versos del español Manuel Benítez Carrasco relativos al perro:

La pata coja colgando 
Como una inútil piltrafa
Pasó un perro por mi lado.
Un perro de pobre casta
Uno de esos, callejeros
Pobre de sangre y de estampa.
Nacen en cualquier lugar
De perras tristes y flacas
Destinados a comer basuras
De plaza en plaza.

Y así, me cuenta Benito Camela Plis, a cada paso y en cada intento, entendió que sus atroces apetitos sexuales habíanle causado mala fama y desprestigio. Entendió que su voracidad y poco tacto había corrido como reguero de pólvora y sus colegas lo castigaron y relegaron al ostracismo.

¡A fe mía! Os lo juro, las calenturas no son buenas consejeras.

Fue impedido y bloqueado para dirigir a los profesionales de su ramo.

@DonMelchor1

DonMelchor@poblanerías.com