En el aniversario de la Revolución Mexicana México se transformó. Se suspendió el desfile oficial y fuera del control político del poder en el País, la sociedad se manifestó en las calles.

Fueron 50 ciudades de 30 estados de la República, principalmente capitales, y 27 países de América, Asia, Europa y Oceanía, los espacios sociales en los cuales hubo manifestaciones de reclamo y exigencias de un cambio en México. Lo anterior de acuerdo a información proporcionada por El Universal.

No fue poca cosa.

Ayotzimpa y los 43 estudiantes desaparecidos han sido el detonante.

El fenómeno que ha mostrado la situación de descomposición del estado mexicano.

La caja china diseñada estratégicamente para ocultar los verdaderos objetivos del “proyecto de nación” y omitir la realidad sobre los hechos del 26 de septiembre del gobierno federal ha sido un “no a la violencia”.

La crítica y el discurso que intentan centrar la atención mediática en los anarquistas y marginales, embozados y encapuchados, enfermos cerebrales y mercenarios, que intentaron echar a perder el acontecimiento masivo de exigencia y rebeldía ante poderes que ya se agotaron.

Pero sólo les dio para la Ciudad de México. El dinero no alcanza para mercenarios en todo el mundo.

No hay billete suficiente para tapar el sol con un dedo. No hay recurso capaz de ocultar el agotamiento de un modelo de país.

La televisión mexicana centró su atención en los 40 o 50 mercenarios que enfrentaron a la policía en el centro de la Ciudad de México. No en los miles que se expresaron en las calles.

Y los tres poderes de la Unión, a través de sus más insignes, ínclitos representantes dijeron un “no a la violencia”.

Y ese ha sido el discurso presidencial de los últimos días: el rescate de la reprobación a la violencia como único recurso para dar respuesta al descontento.

Mostrar caretas, disfraces para intentar ocultar la realidad.

La caja china.

Pero esos tres poderes atiborrados de parásitos, en el mejor sentido del calificativo, no han expresado descontento, desacuerdo, crítica o reprobación sobre la Casa Blanca mexicana o sobre la cancelación de la concesión del tren rápido México-Querétaro, sólo por mencionar dos ejemplos recientes.

Han hecho mutis.

Y es que cabe el dicho: cuando veas las barbas de tu vecino cortar…

Ana Isabel Allende y su Segundo Informe

Ante priístas distinguidos: Enrique Doger, Guillermo Deloya, Blanca Alcalá, José Chedraui, Adolfo Karam, por sólo mencionar a unos, la presidenta del PRI Puebla presentó su Segundo Informe de Labores como diputada federal. Se lució. Nunca como ahora había convocado a personas importantes y una muchedumbre que fue llevada al recinto en Quecholac.

Se acordó de criticar al gobierno de Rafael Moreno Valle, pero por alguna extraña razón olvidó mencionar la crisis del estado mexicano, los encapuchados mercenarios que incitan y provocan la violencia, la Casa Blanca de la Gaviota y el tren rápido México-Querétaro, entre otras cosas. Claro, todo tiene que ver con el gobierno federal.

Así es la política...

@luisenriquesf

Facebook.com/luisenrique.sanchezfernandez

Facebook.com/luisenriquesf

[email protected]