“Sólo la ciencia ficción nos aproxima
a imaginar hasta dónde llegaremos
con el desarrollo de la informática”.
Abel Pérez Rojas

El 9 de diciembre de cada año se efectúa el Día Mundial de la Informática, con ello se dedica esta jornada para reflexionar y recapitular acerca de los diversos logros y retos que se tienen enfrente en relación al almacenaje, procesamiento y transmisión de información y datos digitales.

No debe confundirse el Día Mundial de la Informática con el Día de Internet, cuya celebración es el 17 de mayo.

En las conmemoraciones anteriores de esta jornada se ha destacado lo que es evidente hoy día: que gran parte del progreso de los pueblos será factible si éstos logran incorporar a la vida diaria de sus habitantes las nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

Por ejemplo, se pueden lograr grandes ahorros, incluso en la ocupación de la fuerza laboral, por la sistematización y automatización de funciones junto con la posibilidad de interactuar instantáneamente en la aldea global. Todo esto lo hace posible el mundo digital: vuelven más competitivas a las empresas y en consecuencia a las plantas productivas de todo un país, pero al mismo tiempo dejan en el rezago a aquellas naciones que no están inmersas en esos contextos.

No obstante que la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información (Ginebra 2003 y Túnez 2005) ha cumplido sus primeros diez años, hoy día se está en posibilidad de sostener que se ha ampliado la brecha de desarrollo entre los países pobres y ricos a causa de la incorporación de la informática y en particular de Internet a la vida diaria.

Jorge Suárez-Vélez en su artículo “Brecha entre ricos y pobres, problema apremiante”, describe en términos generales el drama que se vive entre las plantas productivas de los países pobres y los ricos a causa de la creciente digitalización y los vertiginosos cambios una vez que nos encontramos instalados en ella:

En general, hay poca comprensión de que muchos de los empleos que se han perdido, particularmente en países industrializados, han desaparecido permanentemente. La tecnología evolucionó y la forma de hacer las cosas es distinta. Este cambio se acelerará conforme los procesos de digitalización en la fabricación de manufacturas tengan el mismo impacto industrial que tecnologías similares tuvieron en la producción y venta de libros y de música, o en los diarios y revistas. Esta es una revolución que apenas empieza”.

A mi parecer, Suárez-Vélez acierta en las líneas anteriores en tres puntos.

El primero se refiere a que con motivo de la creciente incorporación de nuevas tecnologías están desapareciendo empleos que, como se ha visto en los países más desarrollados, éstos no volverán y, por si fuera poco, los que subsisten se vuelven cada vez más especializados.

Acierta también al traer a colación dos casos emblemáticos de la revolución de la industria de los últimos años: la editorial-periodística y la musical. En la primera es tal que inclusive se ha llegado a analizar en diversos foros la futura desaparición de los libros y periódicos impresos y en la segunda, la musical, que con la irrupción del iPod y de sitios de reproducción gratuita como YouTube, la venta de discos compactos ha pasado a sus mínimos históricos.

Remata Suárez-Vélez con una aseveración que no es nueva, pero cala hondo en el contexto que la dice: la incorporación de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, y en particular de la informática, ha provocado una revolución que apenas empieza, y a mi parecer sólo la ciencia ficción nos acerca a imaginar hasta dónde nos puede llevar.

Así que en el Día Mundial de la Informática no debe quedar ausente de los diversos análisis y las múltiples propuestas, las vías que deberemos andar para acotar la brecha entre pobres y ricos, en caso contrario estamos evadiendo una arista del problema de fondo, y el futuro, que ya está aquí, nos puede tomar por sorpresa.

Abel Pérez Rojas (abelpr5@hotmail.com / @abelpr5 / facebook.com/PerezRojasAbel) es poeta, comunicador y doctor en Educación Permanente. Dirige: Sabersinfin.com

 

POB/GACC