Nelson-MandelaLos sudafricanos conmemoran este viernes el primer aniversario de la muerte de Nelson Mandela, quien falleció a los 95 años víctima de una larga enfermedad que padeció a raíz de un largo encierro durante el régimen del apartheid.

Entre los actos que se realizan en el país africano, se incluyó la colocación de una ofrenda floral por parte de los veteranos de la lucha contra el apartheid, así como un partido de cricket.

Los veteranos del movimiento anti apartheid, el sistema de segregación racial en vigor hasta 1992, acudieron a una ceremonia en la capital, Pretoria, donde se celebró un servicio multirreligioso.

Tras esta ceremonia, se celebraron rezos cristianos, hindúes, musulmanes, judíos e incluso rastafaris.

Graça Machel, viuda del premio Nobel de la Paz, tomó luego la palabra, vestida de negro y con una estola dorada al hombro.

Yo sé que Madiba está bien acompañado (...) este pensamiento me ha apoyado a lo largo de todo este año", dijo en la sede del gobierno, adonde se desplazó luego la ceremonia.

"Tuve el privilegio singular de ser el hombro en el que se apoyó en el crepúsculo de su vida, y le estaré eternamente agradecida por haberme elegido", dijo Graça Michel.

En ausencia del presidente Jacob Zuma, de visita en China, la ceremonia se celebró en el Freedom Park de Pretoria, un reciente memorial construido con piedras traídas de diferentes lugares de Sudáfrica donde cayeron los mártires de la libertad.

Campanas, sirenas y las tradicionales "vuvuzelas" (una especie de trompeta larga), sonaron durante tres minutos y siete segundos, seguido por tres minutos de silencio para recordar los 67 años de acción política de Mandela.

Muchos otros actos tendrá lugar este fin de semana, incluyendo decenas de representaciones artísticas, como una forma de recordar y celebrar el ex presidente, cuya lucha logró poner fin al sistema de segregación racial, apartheid, en Sudáfrica.

El arzobispo emérito Desmond Tutu exhortó a los sudafricanos a emular el ejemplo de Mandela, quien pasó 27 años en prisión, en un comunicado emitido con motivo del aniversario.

Nuestra obligación con Madiba (como se llama en Sudáfrica a Mandela) es seguir construyendo la sociedad que él soñaba...", señaló Tutu.

"Una sociedad fundada en los derechos humanos, en el que todos pueden compartir la riqueza que Dios otorgó a nuestro país. En el que todos puedan vivir con dignidad. Una sociedad mejor para todos", afirmó el arzobispo.

En declaraciones a la BBC, la nieta del que fuera presidente, Ndileka Mandela, dijo que los sudafricanos viven en base a los valores de paz y reconciliación que éste promovió y así defienden su legado y honran su memoria.

Nacido en 1918 y fallecido el 5 de diciembre de 2013 en Johannesburgo, Mandela fue el primer presidente negro de su país y artífice de la reconciliación racial después de tres siglos de dominación blanca.

 

POB/BDH