A uno que pronto podría borrársele la sonrisa de la cara es al hasta hace unos días director de Bansefi, Jorge Charbel Estefan Chidiac, porque pronto le puede estallar en la cara un jugoso escándalo de índole nacional con todos los aderezos para echarle a perder su campaña: corrupción, nepotismo, una empresa a punto de quebrar por culpa de dicho banco, etc.

Hoy Jorge Estefan Chidiac anda feliz como “candidato de unidad”, luego de que César Camacho Quiróz e Ivonne Ortega le allanaran el camino para ir por el PRI en Izúcar de Matamoros por la diputación federal e, incluso, algunos dan por sentado de que ganará fácilmente, porque en ocasiones anteriores así lo hizo.

Sin embargo, pronto tendrá que enfrentar un severo escándalo nacional, por un gran problema legal que se generó durante su paso por Bansefi, ya que una de las constructoras que le trabajó a dicha dependencia,  Ingeniería Aplicada VIC, S.A. de C.V, ha sido acusada de quedarse con la lana y no pagar a las empresas a las que subcontrató, entre ellas a DG Construcciones&Renovable, S.A. de C.V., que quedó en la quiebra por culpa de Bansefi y de Ingeniería Aplicada Vip.

Constancia Hechos

¿Dedazo y favoritismo con dinero público?

De acuerdo a documentos en posesión de Debate, la historia de este presunto incumplimiento de contrato o fraude es la siguiente: En agosto de 2014 Bansefi contrata a Ingeniería Aplicada VIC, S.A. de C.V  para dar mantenimiento a las sucursales de esta institución a nivel nacional, aunque se rumora que hubo inconformidad por otras empresas que participaron en la licitación y argumentaban que fue dedazo.

Incluso, entre las constructoras que le compitieron  a Ingeniería Aplicada se decía que había relación entre el director general de Bansefi en ese tiempo,  Jorge Estefan Chidiac, y Vicente Flores Romero dueño de Ingeniería Aplicada VIC, S.A. de C.V, que  subcontrata empresas para realizar los trabajos en las diferentes zonas.

Una de las empresas a las que Ingeniería Aplicada contrató en septiembre es DG Construcciones&Renovable, S.A. de C.V, aunque no hubo nada firmado,  pues había una buena relación entre Vicente Flores y el dueño de DG Construcciones, Gabriel Delfín Guillaumín,  quien recibió un 30% de anticipo por sucursal y se le prometió el resto del pago al terminar las obras en cada una de las sucursales incluidas (Piedras Negras, Xalapa, Minatitlán, Veracruz, etc).

Brotan los problemas

DG Construcciones, que cuenta con más de 50 empleados cuyas plazas se fueron a la basura, comienza a trabajar y surgen problemas como accidentes en carretera, información de catálogos y planos incompletos, pese a que era responsabilidad de Ingeniería Aplicada VIC, S.A. de C.V.  tenerlos y proporcionarlos de manera anticipada al inicio de trabajos de cada sucursal.

Todo ello no permite avanzar conforme a lo planeado y comienza a generar gastos imprevistos que afectaron el avance de las obras.  Aunando a estas presuntas fallas de la empresa de Vicente Flores, en las sucursales de Bansefi hubo retrasos por los procesos de “ensobretado”, que son actividades que se realizan por lo menos una vez al mes, duran entre 2 y 4 semanas y consiste en “ensobretar” dinero para asignar microcréditos a las comunidades.

Por ende, durante este proceso no se puede laborar y, si se está trabajando, todo se debe suspender hasta que termine el proceso.

Además, DG Construcciones efectuó viajes para iniciar trabajos en Xalapa, Jesús Carranza(ya no se ejecutó), Huatusco, nuevamente Piedras Negras y Minatitlán, todas del Estado de Veracruz sin planos ni catálogos y, en su mayoría, con la promesa de que en lo que llegaba el personal a las sucursales nos harían llegar los planos y catálogos.

Dicha planeación y dibujos no llegó la mayoría de las ocasiones y, cuando sí lo hizo, fue con retraso de hasta 1 semana, lo que generó gastos de sueldos y viáticos que no quieren cubrir Ingeniería Aplicada ni Bansefi.

El dinero deja de fluir

La documentación en manos de Debate destaca que el dinero dejó de circular desde finales de noviembre. A principios de diciembre comenzaron los “ensobretados” en todas las sucursales del estado de Veracruz donde laboraba DG Construcciones (Coatzacoalcos, Xalapa, Minatitlán y Huatusco).

Incluso, la única que se pudo concluir al 100% fue Xalapa, pero cuando Delfín Guillaumín pidió el pago para reforzar el trabajo en otra de las sucursales, apenas le depositaron 30 mil pesos que estaban pendientes de la sucursal de Orizaba y, al finalizar el mes, Ingeniería Aplicada le informa que adiós al acuerdo y que ya no concluirá el trabajo, porque ellos mismos lo van a terminar y que solamente le iban a liquidar el porcentaje avanzado en cada sucursal.

Pero esto no sucedió y solo le dieron largas, hasta que el 16 de enero de 2015 Ingeniería Aplicada le dice a DG Construcciones que Bansefi no iba a pagar nada de las sucursales inconclusas, ni de los avances que se llevaban hasta el 31 de diciembre. Y con el clásico y muy mexicano “ahí hazle como quieras, mano”, la empresa de Vicente Flores le informó a Delfín Guillaumín que estaban a mano y que ya no le pagaría nada más, a pesar de que DG concluyó las obras en algunas sucursales.

El convenio de Ingeniería Aplicada con DG Construcciones era por 2 millones 027 mil 33 pesos, pero solamente le pagó 1 millón 351 453. Ante ello, los más de 50 empleados de la empresa supuestamente defraudada están más que listos para manifestarse y armar plantones no solamente en el negocio de Vicente Flores, sino también ante Bansefi, que –por algún motivo extraño- se ha hecho ojo de hormiga y no quiere obligar a Ingeniería Aplicada a que cumpla sus compromisos financieros.

Así que pronto las prensas nacional y regional de varios estados, como Veracruz, San Luis Potosí, Hidalgo, Zacatecas, etc podrían comenzar a meterse en este escándalo que, como ya escribió, tiene mucho filo.

[email protected]
http://robertodesachydebate.blogspot.com/
http://desdepuebla.com/

 

POB/GACC