Especialistas del Tecnológico de Monterrey desarrollan alternativas a trasplante de córnea con técnicas de ingeniería de tejidos, mediante las cuales, se requiere de un sólo donador para poder beneficiar hasta 10 pacientes.Ojo

En un comunicado, el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) señaló que las enfermedades de la córnea son la tercera causa de ceguera curable a nivel mundial (después de la catarata y el tracoma), y cada año surgen medio millón de casos nuevos.

Refirió que el trasplante es una manera de combatir ese problema, pero el incremento de casos y la escasez de donadores provocan una situación emergente.

Jorge Valdez, decano del Grupo de Investigación en Innovación Clínica del ITESM, manifestó que apoyar la solución de un mayor número de casos es el propósito del trabajo de investigación.

Este proyecto, indicó, es a través del “uso de un sistema de cultivo de dos fases para la expansión in vitro de células de endotelio corneal para su uso en ingeniería de tejidos”.

Estamos desarrollando una alternativa para evitar los trasplantes de córnea”, puntualizó.

El experto afirmó que gracias a los avances en terapia celular logramos expandir in vitro las células del endotelio corneal, que es la capa más interna de células de la córnea encargada de mantener la hidratación y claridad de este tejido”.

Ahora estamos desarrollando modelos experimentales en animales, donde ya logramos hacer crecer las células e hicimos que se multiplicaran”, añadió.

Detalló que el endotelio corneal permite que la córnea del ojo sea transparente, y que cuando ésta se daña debido a una enfermedad, un traumatismo o una ulceración, se requiere de un trasplante de córnea completo.

En cambio, apuntó, su propuesta científica desarrollada desde la terapia celular y la ingeniería de tejidos, permite que con el tejido obtenido de un sólo donador puedan potencialmente beneficiarse hasta 10 pacientes.

Con esta investigación encontramos que el sistema de cultivo de dos fases ofrece ventajas sobre el uso de un tipo de medio de cultivo para la bioingeniería de córnea, permitiendo la proliferación de células en un periodo corto de tiempo”, dijo.

Destacó que el traumatismo ocular y las úlceras corneales son responsables de que un millón y medio de personas en el mundo sean invidentes. “De hecho, ésta ha sido recientemente reconocida como una epidemia emergente”, subrayó.

 

POB/BDH