Sin duda que la carrera política de Enrique Peña Nieto va de la mano de las mujeres que lo rodean, como se demuestra hoy, en Inglaterra, donde recibe todo el “apoyo” de la Reina, Isabel II para concretar sus “reformas estructurales”, al mismo tiempo que su partido, el PRI, es el hazmerreir de la política nacional y el ridículo en las redes sociales por postular a Carmen Salinas, la “corcholata” como diputada federal plurinominal.

Veamos: sin duda la 1er mujer que marcó la carrera política del presidente fue su primera esposa, Mónica Pretelini Sáenz, quien murió en enero del 2007, a la edad de 44 años y era madre de 3 de los hijos de Peña Nieto: Paulina, Alejandro y Nicole. Uno de los 1ros escándalos mediáticos que afrontó el Ejecutivo federal fue cuando no supo explicar a la cadena norteamericana Univisión de qué murió su cónyuge.

Otra de las féminas importantes en la vida de Peña Nieto es, quizá, Maritza Díaz Hernández, ex amante del presidente y que tiene dos hijos con él, ya que, en plena campaña del 2012 lo acusó de olvidarse del hijo que tuvo con ella y que está vivo, porque el otro bebé que engendró fuera del matrimonio está muerto.

Angélica Rivera, la actual esposa del huésped de Los Pinos, fue una de las fortalezas en la campaña presidencial, debido a que lo acompañó todo el tiempo y, juntos, se mostraron como una pareja unida, feliz, sonriente, joven, atractiva físicamente para los electores… en una palabra, de “telenovela”.

Angélica Rivera: primero su fortaleza y luego debilidad

Sin embargo, ya en el poder, la 1ra dama del país le ha costado varios dolores de cabeza a su marido por los escándalos de las múltiples propiedades que la actriz posee en México y Estados Unidos.

Hoy, ante la elección federal intermedia, Peña Nieto y su PRI realizan una apuesta costosa con la postulación de la “corcholata” como diputada plurinominal, porque representa la trivialización de la política.

Pero el carisma y arraigo de Carmen Salinas ante el público puede darles resultado, con un electorado mexicano que, a lo largo de la historia, ha demostrado ser manipulable, demasiado adicto a la televisión.

Finalmente, mientras durante su visita a Inglaterra recibe todo tipo de rechazos y manifestaciones en su contra, ayer el presidente de México recibió el espaldarazo de una de las mujeres más poderosas del mundo, la reina Isabel II, que con sus 88 años y 1.63 cms de estatura se mantiene como un personaje muy influyente.

Minimizado y odiado por muchos sectores en México y el mundo, el espaldarazo real a Peña Nieto quizás sea más simbólico que útil, pero, cuando menos, lo convirtió en el 1er presidente mexicano que, ante el escrutinio internacional, obtiene el respaldo de un soberano inglés.

[email protected]
http://robertodesachydebate.blogspot.com/
http://desdepuebla.com/

 

POB/GACC