El tabaquismo es una adicción que suele arraigarse desde la adolescencia y quienes han adquirido este hábito, difícilmente pueden eliminarlo.

Información de la Secretaría de Salud estatal refiere que, en promedio, los poblanos comienzan a fumar a los 17 años de edad y que 6% de los jóvenes entre 10 y 19 años, han consumido más de 100 cigarrillos en su vida.

La dependencia que provocan los miles de compuestos de los cigarros es de tal magnitud, que 80% de los fumadores no logra rehabilitarse y aún bajo terapias de grupo, el nivel de éxito solo llega a la mitad de los participantes.01Tabaquismo

La curiosidad llevó al tabaco

Una encuesta aplicada por Poblanerías en línea en mayo de 2014, arrojó que la curiosidad fue un factor constante para que las personas comenzaran a fumar.

La costumbre creció y 65% de los sondeados reconoció que se lleva, al menos, un cigarro a la boca todos los días de la semana.

Al preguntar en qué situaciones suelen fumar, 46% aseguró que lo hace cuando quiere satisfacer un “antojo” y 23% cuando se reúne con sus amigos, sobre todo si el encuentro es en algún restaurante o bar.

Entre los datos curiosos, resalta que 53% de los fumadores además son personas sedentarias (que no hacen ejercicio), que se sienten relajados al consumir este tipo de productos.

Las consecuencias de fumar

Datos gubernamentales refieren que el tabaquismo está relacionado con ocho de las 10 principales causas de muerte en todo el mundo, especialmente, las relacionadas con enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares, así como los padecimientos respiratorios crónicos.

Sin embargo, estos no son los únicos daños. El cigarro tiene alrededor de 50 componentes cancerígenos y su consumo aumenta hasta 54 veces la probabilidad de presentar diabetes.

Por si fuera poco, un cigarro encendido llega a una temperatura promedio de 350 grados Celsius y cuando se inhala, aumenta a 959 grados, lo que ocasiona daños en la boca y las vías respiratorias.

En los varones, se ha comprobado que provoca disfunción eréctil y en las mujeres, es un factor para la infertilidad.

Además, genera úlceras y otros daños en la piel, caída de cabello, alteraciones en el gusto, debilita el esmalte de los dientes y las uñas, y es capaz de endurecer los vasos sanguíneos y los nervios.

A todo lo anterior, se debe agregar la dependencia generada por la nicotina, que tarda solo siete segundos en hacer efecto en el cuerpo.

infografia fumadores

 

POB/GACC