En cada lugar ya sea en una ciudad, estado o país, siempre vamos a encontrar alguna característica que lo distingue de otros, ya sea por su gastronomía, por su gente, por recintos emblemáticos y que si acudes ahí lo haces para comprobar, eso de lo que tanto te han hablado.

En Puebla son varios los lugares que con su tradición ya forman parte de la historia y riqueza cultural, uno de ellos es la paletería El Carmen que desde 1965 abrió sus puertas al público.

El proyecto surgió en manos Alfonso Barragán, originario de Michoacán y que llegó a Puebla a compartir lo que mejor sabía hacer, los helados y paletas tan tradicionales en su estado, en busca del mejor lugar para su venta.

La primera opción fue en la zona de Santa Rosa, ubicada en la calle 12 Poniente, ahí el negocio abrió por primera vez sus puertas, pero este lugar no fue el más apto para las necesidades de su progreso y buscó otro para que proliferara.

Luego de la búsqueda y un análisis en el que la visión empresarial de Alfonso Barragán fue la más atinada, decidió que frente al entonces parque de El Carmen reinstalara su negocio, una microempresa que era familiar y que poco a poco rindió frutos; no obstante, un conflicto entre ellos provocó la separación de los hermanos y por ende que la tradición cambiara de sede, a solo una calle de distancia.

50 años de tradición

Desde 1965 a 2015 suman 50 años ofreciendo sus productos, miles de personas han degustado los tradicionales helados, paletas, aguas frescas y ahora hasta cafés, pasteles y flanes que ofrecen en su sucursal de la 13 Poniente y 16 de Septiembre.

La tradición ha pasado de generación en generación, los secretos de las recetas, el modo y el procedimiento de la preparación; pero con el paso de los años, también se han adaptado a las tecnologías y hasta han innovado con los sabores de sus productos.

Alfonso Barragán Godinez, hijo, aprendió de sus papá a elaborar artesanalmente los helados, los tradicionales de chocolate, vainilla, fresa, piñón, las nieves, las aguas frescas y cada uno de estos se elabora siempre pensando en los clientes, en su satisfacción, en ese momento que comparten entre amigos, parejas, familiares.

Él a su vez ha enseñado a su hijo, Luis Alfonso Barragán este negocio familiar; no obstante, las técnicas de preparación son distintas y más rápidas en comparación a la de otras décadas, cuando iniciaron.

Barragán Gondinez aseguró que para brindar la calidad que se merecen, seleccionan la fruta más fresca del mercado; a diario acuden a la Central de Abasto donde eligen la más adecuada para los helados y nieves, ahí es donde inicia la elaboración de sus productos hasta que están en el mostrador para la elección y venta para los comensales.

Estimó que a diario elabora hasta 500 litros de helado, más de mil paletas de hielo y cientos de litros de aguas frescas.

Lee también: En cemita o helado: nueva forma de comer chile en nogada

Los tradicionales

Una gama de productos componen los favoritos de los poblanos, entre ellos destaca la "nieve flotante" que se caracteriza por que está elaborada con limón blanco y se acompañada de refresco de cola.

En la paletería El Carmen también ofrecen productos para todos los gustos y necesidades, incluso para quien necesita una infusión que le haga olvidar los tragos que bebió la noche anterior; para eso tiene el llamado "tinto de verano" que esta hecha a base de nieve de limón con un toque de vino tinto.

Y de ahí hasta los helados de nueva creación como el "beso poblano" que se hace con ingredientes como las pasas, nuez, media crema y el toque especial es la zanahoria, que para muchos puede parecer una mala elección pero en el paladar es un verdadero deleite.

Otros helados como el de sabor a aguacate, o de elote que pueden sonar exóticos y poco agradables para comerlos en helado, pero que han sido aceptados por los consumidores y hasta hay para quienes no pueden consumir azúcar, los helados hechos con splenda.

Tras esa visita a la paletería El Carmen, donde la tradición sigue, hay variedad, sabor, tradición y calidad.

Por eso Alfonso Barragán Godinez invitó a todos, a visitar cualquiera de sus tres sucursales, la ya tradicional de El Carmen, en la Recta a Cholula y Zavaleta.

Texto: Maribel Espinoza
Fotografía: Juan Carlos Sánchez Díaz

 

POB/LFJ