Será, hasta ahora, un año ocho meses, el tiempo que “estará en el poder” quien suceda a Rafael Moreno Valle. Lo suficiente para: 1. Cuidarle las espaldas a quien se despide oficialmente de Puebla y operar como plataforma de lanzamiento hacia la Presidencia de la República, o 2. Para hurgar y sacar los suficientes trapos al sol para impedir una campaña nacional en la cual se derramará el dinero en cantidades extraordinarias.

No se trata de un ejercicio del poder para beneficio de quien estará a frente. Quien llegue apenas tendrá tiempo para operar cualquiera de los dos puntos referidos en el párrafo anterior.

Pocas posibilidades quedan para que la mini gubernatura se convierta en y ejerza por cuatro años ocho meses.

Las funciones y tareas del sucesor de Rafael Moreno Valle están ya cantadas. Dependiendo de los pactos y acuerdos a los que se lleguen allá, en el centro, en donde realmente se cuecen las habas.

Pareciera que el puesto carece de importancia o que es despreciado, sin embargo, son varios los que han mencionado su interés, por diferentes mecanismos o medios, su querencia por trascender durante, cuando menos 20 meses y registrar su nombre en la lista de gobernadores de Puebla.

Más allá de las encuestas a modo, los nombres mencionados son los siguientes y el sitio que ocupan corresponde a la manera en que son mencionados en medios, grupos de poder, bares, cantinas, centros nocturnos y sitios de reunión.

25. Javier López Zavala… Sigue insistiendo, se mueve, pero su perfil es bajo y se antoja imposible que despunte.

10. Víctor Giorgana Jiménez; su crecimiento no da para tanto, aunque seguirá manteniéndose en el escenario político.

9. Alejandro Armenta Mier; el futuro es más largo, por ahora tendrá que esperar sus mejore momentos.

8. Jorge Estefan Chidiac; falta resolver el entuerto en el que se vio envuelto con el periodista Arturo Rueda; imposible que el acontecimiento no se resuelva y que la opinión pública permanezca marginada.

7. José Chedraui Budib; ha habido pocas muestras de su personal relación con Enrique Peña Nieto, lo logrado no le alcanza para mucho.

6. Juan Carlos Lastiri; bastante relación en el centro nacional del poder, poca presencia en Puebla.

5. Miguel Barbosa Huerta; no basta ser poblano, sus relaciones en las grandes ligas no le han abonado a construir una presencia en su terruño.

4. Jorge Aguilar Chedraui; su relación con el actual Gobernador lo ha empujado a jugar y tener presencia. Goza de la confianza de su jefe político y la relación no es nueva.

3. Blanca Alcalá Ruiz; a pesar de sus tibiezas está bien posicionada en el ánimo de los poblanos. Ha construido relaciones en el centro del País, pero poco puede abonar al segundo punto u objetivo si es que así se lo ordenan.

2. Enrique Doger Guerrero; su relación con Beltrones le ha dado presencia nacional y aquí, en Puebla disfruta de relaciones y prestigio. Su estilo le funcionaría mejor al PRI si se desata la guerra. No se amilana.

1. Tony Gali Fayad; su trabajo como presidente municipal le ha redituado, disfruta de la confianza de su Gobernador y ha demostrado capacidad. ¿Le funcionará en el primer punto a su líder político?

@luisenriquesf

Facebook.com/luisenrique.sanchezfernandez

Facebook.com/luisenriquesf

[email protected]