En 2007 en San Juan Raya, una comunidad del municipio de Zapotitlán Salinas, fueron descubiertos fósiles y huellas de lo que parece ser un dinosaurio.

Un lugareño encontró las huellas que, de acuerdo con biólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), se estima tengan entre 65 y 110 millones de años de antigüedad.

En el sitio hay 40 huellas de diferentes especies de animales prehistóricos, de las que se cree son pterosaurios y terópodos. Cada huella tiene una dimensión de 30 a 60 centímetros de largo y ancho y 15 centímetros de espesor.

De acuerdo con la revista de divulgación científica "¿cómo ves?", editada por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM,), para que se preserve una huella en el registro fósil se necesita la coincidencia de varios factores.

Primero, que el organismo pise un lugar con suelo muy fino y húmedo como el lodo; que una de esas pisadas queden enterradas por sedimento más grueso, como la arena, para que queden protegidas por el Sol, el viento y el agua. Con el paso de millones de años, los sedimentos se volverán roca.

Del hallazgo, San Juan Raya abrió el Museo Paleontológico y Parque Ecoturístico Turritelas donde se exhiben los fósiles de invertebrados y las huellas.

El sitio cuenta con un programa de ecoturismo paleontológico e incluye un recorrido entre fósiles marinos como moluscos, amonites y estrellas de mar.

La zona se ha convertido en un atractivo científico, y se busca que la UNESCO la declare Patrimonio de la Humanidad Mixto para preservar el área, además de promover la riqueza de los hallazgos.

El nombre de San Juan Raya se debe al santo patrono del pueblo, San Juan Bautista; "Raya" hace referencia a que se localiza en los límites de los estados de Puebla y Oaxaca.

Esta población está dentro de la Reserva de la Biosfera Tehuacán- Cuicatlán a 35 km al suroeste de Tehuacán.

[gap]