El sexo raramente ocasiona un infarto, mientras que la mayoría de las personas que han sufrido algún ataque cardíaco pueden retomar su vida sexual, indicó un estudio del Journal of the American College of Cardiology. Beso1

La actividad física que implica el sexo equivale a subir varios escalones o dar un paseo, informó la investigación.

Menos de la mitad de los hombres y menos de un tercio de las mujeres reciben información de sus doctores sobre actividad sexual después de un ataque al corazón. Es importante asegurarles a los pacientes que no tienen que preocuparse y que pueden retomar su actividad sexual con normalidad", dijo Dietrich Rothenbacher, investigador.

La investigación recopiló las respuestas de 536 personas, de entre 30 y 70 años, que habían sufrido un infarto.

En el cuestionario se les preguntó por su vida sexual durante los doce meses previos al ataque.

También, se evalúo la relación entre el infarto y el último encuentro sexual. Los resultados revelaron que solo 0.07% tuvo sexo una hora antes del ataque, mientras que 78% tuvo su última relación sexual un día antes del suceso.

 

POB/BDH