Aunque el quehacer de los caracterizadores no se limita al género de horror, series como “The Walking Dead” se han convertido en una vuelta de tuerca para que volteen a verlos y valoren su trabajo, el cual va más allá de la modificación de la apariencia física, coincidieron Freddy Olguín y Jaime López.

En entrevista con Notimex, los caracterizadores de Reality Fx Studios, quien ha participado en producciones como en la tercera temporada de “Mujeres asesinas”, señalaron que ni el avance tecnológico puede sustituir la veracidad con la que un actor puede interpretar el personaje.

Muchos directores o productores quieren hacer todo o arreglar la caracterización con CGI; sin embargo, nada de eso da la calidad de los efectos prácticos y el maquillaje, que ayuda mucho a los actores a la hora de interpretar el papel, es decir, la caracterización es imprescindible para la interpretación más profunda”, mencionó Olguín.

Pese a que el trabajo de los caracterizadores sigue siendo poco valorado, los directores se están dando cuenta de las virtudes de esta actividad, toda vez que este trabajo ayuda a que el director pueda resolver en el set, decida por dónde va a pasar tal o cual cosa y en qué momento entrará el efecto visual. “Esto combinado con el CGI da mejores resultados, así lo hace Guillermo del Toro”, anotó. Disfraz

Del Toro, figura imprescindible en el ámbito cinematográfico, se rodea de expertos en la materia no sólo de Estados Unidos, Nueva Zelanda y España, sino de talentos mexicanos que forma parte del “crew” de alguno de esos estudios, pues la realidad es que “a nivel global somos más valorados (caracterizadores) fuera de México”.

Y es que Olguín sostiene que por lo general en México el presupuesto que se le destina a la parte de caracterizaciones y efectos prácticos sigue siendo muy bajo, salvo con directores como el mexicano Lex Ortega, de quien próximamente se estrenará “Atroz”, en la que participaron tanto él como su socio Jaime López, también conocido como “Jimmy McFly”.

La industria del cine está creciendo, pero seguimos sin tener tanto trabajo (…) de hecho esto se ve más difícil porque los costos de los materiales y el maquillaje son volátiles, toda vez que son exportados y generalmente de alto valor”, comentó.

Respecto al trabajo que tienen que hacer previo a comenzar con las caracterizaciones, dijo, está el leer el guión y hacer un desglose de efectos especiales y caracterizaciones, así como los tiempo que te lleva en taller y maquillaje en el set.

Cuestiones que ellos aprendieron en la práctica, pues hasta hace menos de dos años se creó para la formación de profesionales la carrera de Creación de Personajes y Caracterización, que imparte el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

Sin embargo, Olguín aseguró que a nivel mundial hay muchos mexicanos triunfando y que incluso su trabajo no le pide nada al de España o Canadá.

A su vez, Jaime López destacó la importancia del trabajo de un caracterizador: “No todo es postproducción y photoshop, porque nosotros tenemos la responsabilidad de que nada salga mal, no podemos tener errores. Si el director dice aquí va este efecto, debe salir a la primera, no hay segundas tomas”.

Nuestro trabajo es muy importante y hacerlo lo más real posible es lo que le da ´punch´ a la película, y aunque no hay muchos premios que reconozcan esta labor (sólo el Oscar y Ariel), el mejor reconocimiento es que la gente se la crea y sienta que es real lo que está viendo”, compartió.

Tras mencionar que en el cine mexicano Guillermo del Toro, quien trabajó como caracterizador para Televisa en “La hora marcada”, es como el ejemplo a seguir, indicó que esta labor no tiene un desarrollo sólo en el género del terror, sino también en el de época y comedia, de este último género mencionó que Eddie Murphy es un ejemplo de cómo una caracterización puede hacer que el actor en una misma cinta represente diversos personajes.

El futuro se ve prometedor para nosotros los caracterizadores, pero aún así le falta más impulso y valoración a esta profesión”, concluyó Jaime López, quien al lado de Freddy le apostarán ahora a la creación de sus propias historias a través de cortometrajes.

POB/BDH