Para el guitarrista de música clásica Irving Mauricio Santamaría, la paciencia, la disciplina y la constancia son los tres aspectos que debe tener un músico para salir adelante.

En entrevista con Poblanerías en línea, Irving platica que comenzó en la música a la edad de 15 años gracias a su padre que es músico profesional.

Estudió en Ciudad de México en la Escuela Nacional de Música de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) con el maestro Alejandro Salcedo.

Posteriormente, en 2011 se ganó una beca del Fondo Estatal para la Cultura y Artes de Puebla para seguir estudiando. Ha tocado en diferentes lugares como la UNAM, la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), el Instituto Politécnico Nacional (IPN) y en concursos de guitarra y rondalla.

El 4 de octubre será miembro del jurado de Rondallas de Zaragoza y el 12 de octubre estará como jurado en el IPN en un concurso de guitarra clásica.

Una carrera bien remunerada

El guitarrista asegura que la carrera de música es bien remunerada siempre y cuando se sepa promover y gestionar proyectos.

Si sabes valorar bien tu trabajo y te sabes mover bien es muy bien remunerado ser músico. Existen buenas becas en donde te ofrecen becas hasta de 15 mil pesos al mes, la del Fondo Estatal para la Cultura te dan 4 mil, yo siento que si es bien remunerado lo que pasa no sabemos hacer ni gestionar proyectos”.

Comenta que a pesar de esto, en Puebla existe una falta de difusión para los músicos y es por eso que se ven en la necesidad de mudarse a otros estados para poder sobresalir.

He tocado en el DF y aquí, y la verdad he tenido más respuesta allá, la gente asiste más a los conciertos y aplaude y eso es bonito pues te hace sentir feliz. Uno de los grandes problemas es que en Puebla no nos hemos acostumbrado a la música clásica

Nunca perder el entusiasmo es la clave

Para Irving la música es como una droga “muy fuerte” que se ha convertido en parte de su vida.

Al estar tanto tiempo estudiando, la música se hace parte de tu vida, es una droga muy fuerte la música, es algo que se te hace vital, siempre tienes que estar perfeccionándote con muchas horas de estudio”.

Añade que en la música como en cualquier otra carrera, los retos no existen, ya que el límite se lo pone cada persona.

Todas las carreras están saturadas, entonces si no sabemos luchar y ser humildes pue son podemos aspirar a más”.

Lo importante es nunca perder el entusiasmo, cuando eres joven y entras a una escuela de música hay veces que te desanimas porque te encuentras con maestros que no saben enseñar y pasas de uno a otro maestro, la clave es nunca perder el entusiasmo”.

 

POB/LFJ