Waldo Cervantes Ramos es un músico egresado de la Universidad de Música Pacelli, es el actual director de la Orquesta de Salsa Mayímbe y de la tuna de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP).

Texto: Itandehui Águila
Fotografía: Pablo Spencer

 

En entrevista con Poblanerías en línea, platica que además de ser músico, es Ingeniero Químico y se encuentra estudiando un doctorado en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP).

Un gusto por herencia

Asegura que su gusto por la música es por herencia. Su papá nació en Santiago de Cuba y toda su familia paterna se dedica a la música, mientras que por parte de su mamá, también tiene influencia debido a que su abuelo formó parte de un trío.

Su carrera musical comenzó en 1995, cuando formó parte de varios proyectos de música latina como la Orquesta Carnaval y el Grupo Cervantes.

Es así como llegó a la dirección de la Orquesta de Salsa Mayímbe, que está próxima a sacar su primer disco, en el que pretenden plasmar una identidad propia.

La Orquesta está conformada por 12 personas que tocan diferentes instrumentos como trombón, trompeta, saxofón, conga, timbal, bongo, piano, bajo y guitarra.

Con el proyecto de la tuna o también conocida como la estudiantina de la UDLAP, lleva 10 años y se encuentran grabando su segundo disco que darán a conocer en diciembre de este 2015.

La música, una carrera enriquecedora

Waldo comenta que la música es una carrera enriquecedora y abre la puerta a conocer nuevos ritmos, lugares y personas.

Culturalmente te abre muchas cosas por los diferentes ritmos, es una gama muy amplia de colores que tiene la música y para los que realmente les gusta es algo muy fácil

Asegura que como músicos se enfrentan principalmente a dos retos: el primero a quitar la mala información que existe sobre esta profesión y el segundo que es la posibilidad de encontrar buenas oportunidades.

Uno de los mayores retos es desprenderte de toda la mala información familiar que hay, porque la mayoría de la familia siempre dice “no queremos que seas músico, queremos que seas otra cosa”, hay mucha mala información de lo que es ser músico, todo mundo dice sexo, drogas y rock and roll, es necesario quitar esa idea.

Otro reto son las oportunidades, hay mucha gente que te cierra las puertas y no te dejan crecer, uno tiene que empezar a desarrollarse por medios underground para empezar a escalar, y es hasta que te estableces en un nivel cuando la mayoría de las personas te empiezan a requerir o a apoyar”.

En Puebla hay buenos críticos

Al preguntarle cómo es el público poblano, Waldo asegura que hay muy buenos críticos, y agradece que le hagan ver cuando está mal.

En Puebla hay buenos críticos, mucha gente te recrimina y te hace ver las cosas cuando realmente están mal, esa es una de las cosas que se le agradece mucho al público. A final de cuentas el público es el mejor crítico que puedes tener, el público que está escuchándote y viéndote crecer, ellos son los que más te ayudan a despegar”.

Añade que dependiendo de la calidad que tenga la propuesta musical, es que tan bien o mal pagada sea esta carrera, sobre todo cuando se trata de música en vivo que requiere de mayor complejidad.

El poblano Waldo Cervantes comenta que a futuro se ve satisfecho con todo lo que logre realizar con la música y que hasta el momento se encuentra feliz por haber logrado metas que jamás imaginó.

A futuro me veo satisfecho por todo lo que he llegado a realizar, hasta el momento te puedo decir que me siento feliz por cumplir metas que jamás hubiera pensado, de hecho la carrera musical era un hobbie, jamás pensé dedicarme y llegar a vivir de esto”

POB/IIAL