El 24 de enero de 1928 se amplió el periodo de cuatro a seis años para Presidente de México.

Debido a que fue promulgado por decreto, el artículo 83 de la Constitución fue modificado para aumentar dos años el periodo presidencial.

También se estableció que el presidente en turno nunca podrá ser reelecto para el periodo inmediato.

publicidad puebla

En 1917, Venustiano Carranza redujo el periodo a cuatro años y quitó la vicepresidencia.

En 1923, Hijinio Álvarez, diputado, presentó una iniciativa que no prosperó, para ampliar el periodo presidencial a seis años.

El 10 de octubre de 1927, siendo senador, Álvarez nuevamente presentó una iniciativa para alargar el mandato del presidente y la reelección mediata. El 21 de noviembre 1927, la propuesta fue aprobada por la comisión dictaminadora.

En ese momento se argumentó que la medida alejaría las revueltas que hasta entonces se daban en ocasión de la renovación del Poder Ejecutivo; al ser el presidente un intérprete de la Nación, requiere de mayor tiempo para realizar su programa y plasmar sus ideales; y que el presidente no sólo podría atender aspectos políticos de su gobierno, sino que también satisfacer necesidades sociales”.

Integrantes del Partido Laborista se opusieron a la aprobación, pero ni el entonces dirigente Vicente Lombardo Tolendano, así como Antonio Díaz Soto y Gama, protestaron contra la reelección inmediata ni la ampliación del periodo.

El 24 de enero de 1928 se publicó la reforma que determinó el periodo de seis años para presidente de México y a partir de ella los siguientes administraciones solo duran un periodo.

Lázaro Cárdenas fue el primer presidente de la República en ocupar el cargo por seis años.

El artículo 83 dictamina el principio de la no reelección absoluta para presidente de México.

 

 

POB/BDH