Después de 50 años de matrimonio, las parejas experimentan un incremento en el apetito sexual, según una investigación de la Universidad de Baylor, la Universidad Estatal de Louisiana y la Universidad Estatal de Florida.

El estudio analizó las características sexuales maritales de 1,656 adultos casados, entre los 57 y los 85 años de edad.

Las personas que se casaron más de una vez tenían menos sexo que las parejas que se mantenían con el primer matrimonio, pero en todos los casos coincidieron que la relación sexual se vincula con la satisfacción emocional y el placer físico.

A través de una gráfica en forma de «U» sobre la frecuencia de las relaciones sexuales en el matrimonio, los investigadores vieron un repunte cuando las parejas superaban los 50 años de matrimonio.

La permanencia con la pareja contribuye a la mejora en la vida sexual, de acuerdo con los investigadores.

«Cada uno es capaz de aprender acerca de su pareja y construir sobre eso con el tiempo. Es posible que se tenga un nivel más alto de confianza cuando uno piensa que su cónyuge no va a ir a ninguna parte», dijo Samuel Stroope, uno de los responsables del estudio.

Las relaciones sexuales no suelen ser el problema, sino la solución. Su influencia en el matrimonio es fundamental y la estabilidad conyugal depende en un alto grado del sexo, dijo Amy Muise, autora del estudio «Motivación sexual, deseo y satisfacción».

“El impacto de las relaciones sexuales en la vida matrimonial tiene una gran relevancia”, hasta el punto de provocar una ruptura o, por el contrario, una relación feliz.

 

POB/BDH