Al menos 80% de la contaminación sonora de la ciudad es producida por vehículos automotores. Las colonias cercanas a la autopista México-Puebla están entre las principales afectadas, dijo Enrique Montiel, investigador de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP).

La mayoría de las viviendas de interés social no aíslan a sus habitantes de la contaminación sonora, según un estudio de la Facultad de Ingeniería de la BUAP.

La exposición a niveles altos de ruido produce cardiopatía isquémica permanente, arritmia cardiaca, entre otros, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 

La correcta selección de materiales y un adecuado diseño permiten «no escuchar al vecino», dijo el académico.

 

POB/BDH