Los menores hispanos encabezan la prevalencia de obesidad en Estados Unidos, mientras la tasa de adultos latinos con ese problema nutricional solo es superada por la población afroestadounidense, de acuerdo con estimaciones de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

CDC considera la obesidad como un problema “común, serio y costoso” que padecen casi el 35% o 78.6 millones de estadounidenses adultos.

Los índices de CDC señalan que 22.4% de niños y adolescentes hispanos son obesos en Estados Unidos, seguidos de un 20.2% de afroestadounidenses y el 14.1% de menores blancos.

En menores de dos a 19 años de edad, la prevalencia de obesidad se ha mantenido en 17% (12.7 millones) durante la última década.

CDC menciona que la relación entre obesidad y el estatus socioeconómico difiere de acuerdo al sexo, la raza, el grupo étnico, la edad y el grado de educación del jefe de familia.

En general, la prevalencia de obesidad baja a la mitad entre los menores cuyos jefes de familia tienen estudios universitarios en comparación con aquellos que no completaron la preparatoria, aunque ese factor puede no ser determinante en los menores afroestadounidenses o en los varones.

La información del Sistema de Vigilancia de Nutrición Pediátrica en Estados Unidos, destaca que la tasa de obesidad entre los menores es mayor en hogares con ingreso por debajo del nivel de pobreza.

 

POB/LFJ