En México, cinco de cada seis empresas, principalmente las pequeñas y medianas (pymes), han sufrido ataques cibernéticos, según la empresa Symantec, que presentó sus estimaciones en seguridad informática para 2016.

Los ciberataques tendrán un despunte en 2016, pues serán más inteligentes y como consecuencia se reportará una pérdida considerable de recursos económicos, destaca el informe.

Los ataques por ransomware, que secuestran información de equipos y dispositivos móviles, creció 113%, lo que da cuenta de la fuerte presencia de estos crímenes en el país.

El ciberdelincuente usa información con el fin de extorsionar a su víctima o revelar datos comprometedores, ya sea en el ámbito personal o empresarial.

Una de las tendencias es que el malware ya tiene inteligencia, esto es que identifica cuándo está en un ambiente virtual y se queda inmóvil, en tanto que el ransomware puede prever cuándo estará en un ambiente de producción para activarse, dijo Alejandro Raposo, vicepresidente de Latinoamérica y del Caribe de Symantec.

Otra de las novedades en 2016 es que los ataques de ransomware diferentes a las amenazas de malware. El primero es visible y agresivo, mientras el segundo necesita tiempo para realizar su cometido.

El correo electrónico es la principal forma de infección, al menos 40% de los ataques ocurren por esta vía.

A través de las redes sociales, el cibercriminal investiga a la víctima para conocer datos de interés y formular un correo con la infección.

«Ya no es el típico correo, pues ahora trae el nombre del usuario, va con los cuatro últimos dígitos de la tarjeta de crédito o con información de interés para la persona investigada, como gustos, trabajo, amigos, y con ello se descarga algún tipo de malware», dijo Juan Ávila, director de Tecnología para México y Colombia de Symantec.

El usuario se convierte en el eslabón más débil de la seguridad, pues la mayoría de las infecciones se dan por no darse cuenta de que los correos son falsos, agregó.

 

POB/BDH