Cuba dará una adecuada bienvenida este 20 de marzo a Barack Obama, presidente de Estados Unidos, por su “valentía política” para iniciar el proceso de normalización de las relaciones entre Washington y La Habana, dijo José Luis Ponce Caraballo, embajador cubano en Colombia.

“La visita de Obama a Cuba significa un paso muy importante en la normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, es una muestra del compromiso, del presidente Obama de hacer un cambio en una política que fue fallida, durante más de 50 años”, comentó el diplomático.

Barack Obama viaja a Cuba, casi 90 años después de la visita hecha por el entonces mandatario estadunidense Calvin Coolidge, buscando coronar lo que parece uno de los mayores logros de su gobierno y política exterior.

La visita de Obama que iniciará de manera oficial el lunes, durará dos días, donde se prevé que Obama y Castro firmen acuerdos que restablezcan las relaciones entre ambas naciones.

La histórica cita con su colega cubano, Raúl Castro, enlista importantes logros alcanzados desde que ambos líderes anunciaron el restablecimiento de relaciones bilaterales.

Sin embargo, centenares de exiliados cubanos se manifestaron en Miami contra la visita del presidente de Estados Unidos a Cuba, y denunciaron que pretende defender un legado comercial, obviando la defensa de los derechos humanos.

“Obama cómplice de los Castro”, “No Castro no problem”, se leía en las pancartas de los manifestantes en su mayoría adultos y de avanzada edad. “Democracia sí, Dictadura no”, decía otra, así como “Derechos humanos para los cubanos”.

“Cuba para los cubanos y no para los tiranos”, coreaban los manifestantes, que se reunieron en el monumento a los mártires de la invasión de Bahía de Cochinos, en la que en 1961 miles de opositores al gobierno de Fidel Castro, con la colaboración de la CIA, intentaron invadir Cuba.

 

 

POB/LFJ