Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, ha afirmado que el objetivo del imperialismo es destruir la revolución bolivariana, proyecto de carácter socialista que comenzará en Venezuela el ya fallecido Hugo Chávez.

Sus palabras llegaron en el marco de un acto del Partido Socialista Unido (PSUV), partido al que pertenece Maduro, en donde asoció su afirmación con el decreto que calificó a Venezuela como una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad de Estados Unidos, decreto emitido hace un año y prorrogado hace una semana, al asegurar que la Casa Blanca persigue el mismo objetivo.

“El imperialismo podrá atacar por aquí y por allá, ataca a Lula (da Silva) y a Cristina (Fernández de Kirchner), pero sabe que su objetivo vital es destruir a la revolución bolivariana”, explicó Maduro a través de una llamada telefónica.

En su discurso, el presidente de Venezuela ha definido a su país como “el promotor de los cambios revolucionarios en América Latina”, he hizo un llamado a los ciudadanos a reforzar las bases del bolivarianismo y del chavismo con el objetivo de realizar una renovación total de los métodos y las políticas de la revolución.

Por otro lado, Maduro se pronunció en contra de Barack Obama, presidente de los Estados Unidos, a quien señaló por haber agredido en diversas ocasiones a Venezuela y afirmó que está dejando un legado perverso al prorrogar el decreto contra su nación, el cual incluye sanciones para algunos funcionarios venezolanos, a quienes se acusa de cometer violaciones contra los derechos humanos.

La decisión de prorrogar el decreto motivo a Nicolás Maduro a comenzar una serie de actividades para hacer una denuncia nacional e internacional contra el decreto, los movimientos propuestos por Maduro comenzaron el pasado 12 de marzo y culminarán el próximo 14 de abril.

Venezuela también respondió al decreto anunciando la retirada de su diplomático más importante de Washington, y ha anunciado que revisará de manera integral sus relaciones con Estados Unidos.

 

 

POB/JS