¿Sufriste un ataque al corazón? Hay dos noticias, una buena y una mala, ya que la actividad sexual, incluyendo la masturbación, no desencadena nuevos episodios en pacientes con enfermedad cardiovascular declarada y no tiene que ser evitada, sin embargo, los medicamentos para enfermedades coronarias aumentan la probabilidad de disfunción eréctil.

Lo anterior según un estudio publicado en el Journal of the American College of Cardiology.

Medicamentos como los betabloqueantes y diuréticos son los que aumentan la probabilidad de disfunción eréctil.

La investigación estudió a 536 pacientes que sufrieron un infarto al miocardio y reportaron la frecuencia con que solían tener relaciones sexuales antes del evento, y si habían tenido actividad sexual pocas horas antes de haber tenido la crisis.

Solo tres de los sujetos estudiados manifestaron haber tenido sexo momentos previos a su ataque al corazón, mientras que 1.5% reportó tener sexo entre tres y cinco horas antes del ataque.

En los 10 años siguientes, los expertos llevaron un registro sobre los pacientes que sufrieron otro ataque cardíaco, fatal o no.

Los resultados sugieren que quienes tuvieron más sexo antes de su primer infarto eran menos propensos a tener otro episodio, mientras que para aquellos que reportaron tener relaciones solo una vez por semana, las posibilidades incrementaron.

Lo anterior también se relaciona a que quienes tenían relaciones sexuales más frecuentes eran de por sí, más saludables, más jóvenes y menos propensos a sufrir diabetes tipo 2.

La actividad sexual es también física, comparable con subir dos tramos de escaleras o caminar a paso ligero, explicaron los autores.

La evidencia no sugiere, en ningún caso, que tener relaciones sexuales represente un peligro para quienes sufrieron ataques al corazón.

 

 

POB/BDH