El volcán Popocatépetl vivió 48 horas de intensa actividad; el pasado domingo 3 de abril registró una de las más grandes explosiones dentro de su cráter, situación que levantó la curiosidad de la población, pero, para las autoridades representa uno de los escenarios normales a ocurrir, según las autoridades.

Estas explosiones provocaron la caída de ceniza en colonias del nororiente de la ciudad de Puebla, estando entre las afectadas: Bosques de San Sebastián, Joaquín Colombres, Xonacatepec, Bosques del Pilar, San Felipe Hueyotlipan, Romero Vargas, entre otras.

En entrevista con Poblanerías en línea, Gustavo Ariza Salvatori, director de Protección Civil del municipio de Puebla, explicó que, en el caso del volcán Popocatépetl, la alerta se mantiene en Amarillo Fase dos, ya que la actividad registrada por el domo de lava se encuentra dentro de los parámetros de esta fase y pese a que se mantiene activo, no supera los parámetros normales.

Para que una alerta pueda subir de Fase, Ariza Salvatori explicó que, los sismos dentro del volcán, conocidos como microsismos, tienen que aumentar, junto a la actividad visual y otros cuantos parámetros como los tremores espasmódicos, los cuales ocurren cuando el volcán está tapado y sufre una especie de dilatación.

El semáforo de alerta volcánica es un mecanismo del Sistema Nacional de Protección Civil que mantiene informada a la población sobre los diferentes niveles de peligro que presenta la actividad del volcán.

Funcionando igual que un semáforo, contando con los colores verde, para actividad normal, amarillo, para actividad de alerta y rojo para actividad de alarma, para que algunos de estos niveles o fases sean activados, la actividad volcánica debe estar dentro de ciertos parámetros.

¿Qué se espera para los próximos días?

La creación de los domos de lava dentro de un volcán es un proceso cíclico, es por ello que aunque este ya ha sido destruido, uno nuevo se está formando en el interior del volcán.

Gustavo Ariza, explica que por esta razón la actividad va a continuar, teniendo como principales factores la salida de fumarolas y de material incandescente, algo que ya se encuentra previsto en este tipo de escenarios.

“Vamos a seguir viendo fumarolas, vamos a seguir viendo material incandescente por las noches, que es cuando se puede ver, pero todo eso está dentro de los parámetros… No tenemos ninguna otra alerta por actividad del volcán, lo único que nos afecta es la caída de ceniza”.

Además, detalló, que estos parámetros no varían, contando con una amplitud, la cual, en caso de ser rebasada, el Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED) comienza con evaluaciones y comparaciones, decidiendo si aumenta la fase de alerta o decide mantenerla como está.

Las precauciones a seguir

semáforo_alerta volcánica

En Puebla, no se tiene ninguna otra alerta que no sea la caída de ceniza por la actividad del volcán, comentó Gustavo Ariza.

Ante la caía de ceniza, recomendó utilizar cubre bocas, así como lentes, gorra y camisa manga larga para proteger el cuerpo, además no se recomiendan las actividades al aire libre.

El director de Protección Civil también hizo hincapié en cubrir tanto recipientes y contenedores de agua, teniendo también especial cuidado con las mascotas, quienes también se pueden ver afectadas, por lo que en situaciones de caída de ceniza es oportuno cepillarlas, no dejarlas al aire libre y resguardar su alimento.

Informó que se mantiene el monitoreo del volcán Popocatépetl las 24 horas por medio del Cenapred y el Centro de Monitoreo C3, de Protección Civil.

¿Qué es un domo de lava?

El 2 de abril, la Secretaría de Gobernación (Segob) explicó que tras un sobrevuelo de reconocimiento sobre el cráter del volcán, se confirmó la destrucción de un domo de lava formado en enero de 2016 y que alcanzó un volumen de 2,000,000 de metros cúbicos, aproximadamente.

Se detalló que en el lugar donde se localizaba el domo, ahora se encuentra un cráter interno de 325 metros de diámetro por 50 de profundidad, el cual se había provocado por las diferentes explosiones registradas en el interior del volcán en la última semana de marzo.

El domo de lava es una especie de tapón que incrementa la presión y que son destruidos mediante explosiones. 

Su creación es cíclica y suele ser en esta etapa donde puede incrementar el peligro; y donde se deciden los cambios en los semáforos de alerta o de fase volcánica.

POB/LFJ