Todas las personas sexualmente en su momento han buscado consejos sobre cómo mejorar sus relaciones sexuales, cómo conseguir el orgasmo y otras cosas con el fin de tener una vida sexual activa, apasionada y placentera.

Y aunque no hay una receta universal para que todos queden satisfechos, sí hay ciertas fórmulas que nos garantizan poco margen de error, es aquí donde entra la investigación de la sexóloga Tammy Nelson que en “The Good Man Project” expone cinco claves para el buen sexo, las cuales pueden ser aplicadas por todo tipo de parejas y son las siguientes.

El buen sexo se habla.

Para el buen sexo en pareja es importante la comunicación, el decir que nos gusta, que nos excita resulta de gran ayuda para las dos partes, solo nosotros sabemos que es lo que nos gusta y compartirlo con el otro nos ayuda a conseguir un mayor placer.

Es importante también evitar dar mensajes negativos y mejor comentar lo que sí nos gusta, para ir dejando en claro lo que no queremos repetir.

La anticipación sexual.

Para la sexóloga la anticipación o la planeación de la relación sexual se refiere a una cuestión mental, ir preparándonos mentalmente a la situación puede dar un fuerte empuje al encuentro físico.

Si añadimos mensajes sobre como besarse, que zonas acariciar, que prenda nos quitaremos primero y que estamos deseando hacer, ayudaremos a incrementar el deseo sexual.

La relajación es importante.

En una relación sexual es importante disfrutar plenamente de cada minuto del acto, no tratar de tener el tiempo medido, a mayor relajación, existe una mayor posibilidad de alcanzar un placer total.

Lo importante es disfrutar cada momento, sin tapujos y sin pensar en qué momento hay que acabar o si debemos alargar el encuentro.

El buen sexo es frecuente.

“Tener relaciones sexuales, incluso cuando no estamos de humor, conduce a una mayor vinculación emocional con nuestra pareja una vez que hayamos terminado”, explica Tammy Nelson.

La sexóloga maneja el concepto “sexo por mantenimiento”, que no tiene por qué ser ni más ni menos duradero ni excesivamente planeado. Lo conveniente es que se practique.

El sexo debe ser personal.

Hay que desmitificar las creencias sexuales, cada persona es un mundo y cada quien disfruta de la relación a su propio gusto, la sexóloga explica que el buen sexo tiene lugar “en tu mente y en tu cuerpo”

Esto no significa que cada persona deba ir por su lado en la relación, al contrario, debemos ir relevando a nuestra pareja esa parte más íntima y personal, añadiendo emoción a los encuentros sexuales.

POB/JS