A 100 días de que comiencen los Juegos Olímpicos de Río 2016, muchos problemas sigue enfrentando Brasil para llevar a buen puerto la cita olímpica, con la instalación del Velódromo de Río como el mayor de ellos.

Para Eduardo Paes, alcalde de Río de Janeiro, la construcción del Velódromo ha sido la construcción que mayores desafíos y trabajos les ha dado, sobre todo por su estructura, ya que la pista se encuentra prácticamente lista para la competencia, señaló.

El Velódromo de Río de Janeiro registra avances de 85% en sus instalaciones y se estima que necesitará de otros 30 o 40 días para terminar su estructura, lo que hará difícil el ver un evento prueba en el circuito antes del inicio de los Juegos el próximo 5 de agosto.

El plan original para los Juegos Olímpicos era el utilizar el Velódromo construido para los Juegos Panamericanos de 2007, pero la idea fue descartada ya que no cumple con los estándares olímpicos, lo que llevo a la necesidad de la nueva obra, la cual ya ha necesitado de la contratación de una segunda empresa constructora para su finalización.

En una entrevista, el alcalde Paes informó que el Parque Olímpico se encuentra listo en 98%, mientras la cancha de tenis solo necesita de algunas obras en la zona de las tribunas desmontables para declararse lista, además informó que en la ciudad habrá tres días feriados en los tiempos de la competencia, los cuales aplicarán para las ceremonias de apertura y clausura y para el 18 de agosto, cuando se corra el triatlón masculino en Copacabana.

En otros de los problemas que ha registrado la organización de los Juegos Olímpicos, también destaca la falta de seguridad a los trabajadores en las obras para la competencia, desde el 2013, en las diferentes construcciones ya han fallecido 13 trabajadores, según datos del diario Globo de Brasil.

POB/JS