CERVECERÍA-AGUA-MALALa Cervecería Agua Mala, creada en Baja California, reúne en su esencia la vida marina en cada una de sus botellas.

La historia de esta empresa cervecera comenzó cuando tras una larga vendimia, sus creadores pensaron que más que vino querían cerveza, pero una con un sabor y aroma distinto a lo conocido.

En 2012, Agua Mala realizó las primeras entregas a restaurantes de Ensenada y actualmente, la cerveza es comercializada en Ciudad de México, Puebla, Guadalajara, Cuernavaca y Monterrey.

El nombre de la cerveza está relacionado con los oficios de sus creadores, uno es biólogo marino y el trabajo del segundo se relaciona con actividades marítimas.

«La cocina de la casa fue donde iniciamos y fue terreno de muchas pruebas y un gran aprendizaje. Hasta que un buen día un filtro explotó dejando cubierto piso, paredes, techo, todo de cerveza. Esto precipitó nuestra mudanza a una nueva localidad, la adquisición de un socio y nuestro crecimiento inicial a producir mas cerveza.
El nuevo socio sugirió que usáramos una enfermería que no estaba en uso en el astillero que el administraba. Y es ahí donde empezamos nuestro viaje de exploración, degustación, y venta (no siempre cobranza). Durante este tiempo tuvimos visitas de mucha gente con paladares y conocimientos excepcionales.
El dueño de un restaurante nos pidió si le podíamos poner la cerveza de planta en su local y el venderla, y así fue como comenzamos».

La primera cerveza hecha por Agua Mala fue «Marea Roja» un ambar de aromas a durazno, miel y manzana. Debe su nombre a que en 2005, año de creación, en Ensenada hubo una marea roja que forró la bahía de color ambar. La tonalidad rojiza de la cerveza se asemeja a la que podía verse en el mar.

«Marea Roja» tiene una abundante espuma, en su cuerpo hay un balance entre levadura, lúpulo y malta.

La segunda cerveza que elaboraron fue «Mantarraya«, una stout de color casi negro con aromas a granos tostados con notas de café, chocolate y nueces.

Su consistencia es cremosa y en contraste, tiene un sabor con cuerpo suave en el que se aprecia el chocolate, crema y nuez. Por su composición, puede maridarse con moles, chiles, ostiones.

Otra de sus creaciones es «Astillero», una cerveza India Pale Ale, con aromas florales y lupulosos intensos. Tiene un color semejante al cobre y un sabor que mezlca la dulzura de las maltas y la amargura del lúpulo. El maridaje de esta bebida puede hacerse con carnes, puerco y hamburguesa.

En 2014, durante la Copa Mundial de Cerveza, Agua Mala logró la medalla de plata en la categoría Imperial India Pale Ale.

Agua Mala también elabora la cerveza tipo pilsner. De nombre «Sirena» tiene un color a paja con una espuma blanca. Tiene aromas a especias del lúpulo con notas florares y de bosque de pino. Su sabor tiene toques dulces de malta y cebada.

Tiene como característica la carbonatación media con burbujas finas. Puede acompañarse con bocadillos, ensaladas, ceviches, pescados y comida con poco condimento.

Con una color dorado a paja y de espuma rocosa, «Mantis» es una de las cervezas aptas para toda ocasión. Los aromas que se perciben son cítricos y los sabores tienen un carácter herbáceo.

Es un tipo witbier con toques de limón y hierbas. Este tipo de cervezas, también conocido como white beer, reciben su nombre debido a la palidez de su color, que en algunos casos suele ser blanquecino.

Si lo que se quiere es abrir el apetito, la cerveza «Mako» es la mejor opción. Esta bebida de tendencia a India Pale Ale ligera tiene una tonalidad dorada con un aroma a toronja y cierta mezcla atípica de lúpulos.

Su sabor es a maltas tostadas, con amargor suave y refrescante.

 

POB/LFJ