INFO-CERVEZA-30-DE-ABRILLa mezcla de malta, lúpulo, agua y levadura da forma y sabor a la cerveza. Aunque también puede agregarse otros ingredientes como chocolate, café, caramelo, frutas, cítricos, flores, chiles y especias, que logran variaciones al sabor, color y olor.

Para crear los diferentes tipos de cerveza, un gran número de variables intervienen en su elaboración: ingredientes, métodos, fermentación e incluso en su envasado que le dan un toque distintivo.

Hay que recordar que hay dos grandes familias de cervezas: Ale y Lager, que varían según la temperatura de fermentación.

Pero ¿cómo es el proceso para elaborar la cerveza? Te lo explicamos:

Agua:

¿Sabías que entre 85 y 92% de la cerveza es agua? Para elaborar las cervezas con fermentación alta se requiere utilizar aguas “duras” es decir con muchas sales; en cambio, con las de fermentación baja, el agua debe contener pocos minerales.

La calidad del agua influye para que las levaduras tengan un buen desarrollo.

Malta:

La malta se obtiene tras la germinación en diversos cereales como la cebada, el trigo, centeno.

La cebada es el cereal más utilizado en la producción de esta bebida, por su facilidad de transformarse en cerveza. Para su elaboración, la cebada es remojada en agua y se hace germinar el grano. Después se seca y se tuesta -si así se quiere- en el proceso de malteado.

La malta es el ingrediente clave para la elaboración de la cerveza pues le da los carbohidratos, minerales, vitaminas, ácidos orgánicos y áminoácidos y esta puede ir tostada o no.

Lúpulo:

El lúpulo es una planta trepadora de clima frío que le da el peculiar aroma a la cerveza. Esta planta protege de bacterias e infecciones gracias a sus propiedades antisépticas.

Existen diferentes variedades con distintos grados de aroma y amargor, depende del carácter que se le quiera dar a la cerveza.

Levadura:

La levadura son microorganismos que se añaden al mostro durante la fermentación y que convierten al azúcar en alcohol. Dependiendo del tipo de fermentación que tenga la levadura, resultará el tipo de cerveza.

Adjuntos:

Al proceso de elaboración puede agregarse chocolate, café, caramelo, frutas, cítricos, flores, chiles y especias, que logran variaciones al sabor, color y olor, además de estabilidad.

Proceso

El proceso de elaboración de la cerveza puede contarse en ocho pasos.

1 Malteado:

Para iniciar los granos de cereal se limpian, se remojan y oxigenan. Después de un período de tres a ocho días el grano germina y posteriormente se comienza a tostar poco a poco la malta, con chorros de aire caliente.

En esta etapa se determinará el color, sabor y aroma de la cerveza.

2 Macerado:

El agua y la malta son mezcladas para extraer sus azúcares naturales y luego se pone en reposo. Con la extracción se obtiene un líquido dulce llamado mostro, que debe extraerse para eliminar impurezas.

3 Cocimiento:

Cuando el mostro está limpio se lleva a un caldero metálico y es hervido con el lúpulo.

4 Clarificación:

La clarificación ocurre cuando se separan las partículas que se hayan coagulado en la ebullición. Se lleva a cabo con un movimiento del mostro hacia el centro de los tanques. El mostro debe enfriarse antes de fermentarse.

5 Fermentación:

El mostro frío debe llevarse al tanque de fermentación donde se añaden levaduras. Aquí permanece por una semana y en ese tiempo los azúcares del mostro se convierten en alcohol. Tras la fermentación suele quedar una capa de espuma. En esta etapa se determina, de acuerdo al tipo de fermentación, cuál será la familia a la que pertenezca la cerveza.

6 Maduración:

El líquido ya fermentado se deja en reposo a bajas temperaturas por un par de semanas, dependiendo qué tipo de familia se esté elaborando. Este reposo ayuda a la clarificación y separación de los restos de las proteínas de la malta, lúpulo y los adjuntos.

7 Filtración:

En esta parte se el líquido es filtrado para obtener el brillo y la claridad deseada. Durante el procedimiento se le añade el gas carbónico, antioxidantes, agua carbonatada y metabisulfito de potasio (sal).

8 Envasado:

Finalmente el líquido es envasado en botella, barril o lata. Normalmente la bebida se pasteuriza y lleva una cantidad de alcohol. El envasado facilita que se conserve su sabor, olor y cuerpo.

 

 

POB/LFJ