Cada vez es más común que las personas se comuniquen entre sí por medio de aplicaciones de mensajería instantánea. Las opciones que ofrece el ecosistema de Internet son tan variadas que permiten usos tan diversos como intercambiar memes hasta mantener conversaciones completas con parientes lejanos.

Inicialmente, el medio de acceso por excelencia era el teléfono móvil pero esa tendencia ha empezado a ser revertida por las aplicaciones más populares entre la comunidad.

¿Quién es quién?

Sé honesto. Cuando has tenido un nuevo teléfono móvil entre las manos, lo primero que viene a tu mente es el conjunto de aplicaciones básicas que quieres instalar.

whatsapp-892926_1280Dependiendo de los usos que destines a tu nuevo dispositivo, podrás pensar en aplicaciones de productividad o de entretenimiento, pero hay un apartado que nunca falla: la mensajería instantánea.

En este campo, hay una en particular que tiene más probabilidades de ser instalada: WhatsApp.

Y no es para menos. De acuerdo con cifras de Facebook actualizadas a febrero de 2016, mil millones de personas hacen uso de esta aplicación. Esto equivale a casi el 15% de la población mundial. Tal vez por eso es tan común escuchar expresiones como “Mándame un Whats”.

WhatsApp enfrenta la competencia de opciones como Telegram, Line o Kik, todas ellas ligadas con un número de telefonía móvil.

Se suman Google Hangouts, Facebook Messenger e incluso Skype, nacida originalmente como una aplicación de escritorio que migró hacia el formato móvil.

Pero parece que pocas pueden competir con WhatsApp al momento de hablar de popularidad entre los usuarios. Menos aún con los esquemas de “tasa cero” promovidos por distintas empresas de telefonía móvil, en los que ofrecen acceso ilimitado a un set de aplicaciones entre las que se incluye la reina de los mil millones.

Revisa tu celular... o tu computadora

Para Manuel, un empleado de 32 años, las aplicaciones de mensajería se han convertido en una herramienta de mucha utilidad para sus labores cotidianas. Desde su aparición, le han ayudado a estar en contacto con familiares, antiguos profesores, ex compañeros e incluso con colegas de trabajo.

Cuando WhatsApp presentó ante el mundo su versión compatible con exploradores web, en enero de 2015, Manuel fue una de las personas agradecidas con la noticia.

telegram-1319099_1280En parte porque una buena proporción de sus tareas cotidianas las lleva a cabo desde una computadora y para él resulta más ágil revisar las notificaciones de mensajes desde una pestaña extra en el explorador. Así evita desbloquear el teléfono cada vez que llega una alerta y puede responder con mayor rapidez.

Al ser cuestionado sobre otras opciones de mensajería que ofrecen la misma accesibilidad, Manuel señaló que hace uso de Telegram, Google Hangouts, Facebook Messenger y Skype.

En particular mencionó que Telegram es la aplicación que preferiría usar sobre WhatsApp, pero juega en contra el hecho de que pocos de sus contactos la utilizan con regularidad.

Hablando específicamente sobre WhatsApp, Manuel reconoció que esta aplicación ha ganado terreno en sus labores cotidianas, en parte por sus características y también por la popularidad con la que cuenta.

"Se volvió una herramienta de comunicación que poco a poco ha ido sustituyendo a otras que utilizo en el día a día". 

Y parece que la tendencia prevalecerá, luego del anuncio hecho por la empresa el pasado 10 de mayo, en el que además de ofrecer diversas versiones para sistemas operativos móviles y la versión compatible con web, WhatsApp contará con una aplicación dedicada para equipos de escritorio.

La nueva versión -que estará disponible para Windows 8 o superior y Mac OS 10.9 o superior- promete ser un espejo de la aplicación móvil, tal como ocurre con su versión web.

¿Y la privacidad?

Para Manuel, la popularidad entre sus contactos no es un factor decisivo al momento de elegir una aplicación para mensajería instantánea. Si bien reconoce las bondades que ofrecen algunas opciones en particular, no pierde de vista las prestaciones en materia de privacidad.

Él agrupa las aplicaciones que utiliza en función de la confianza que le inspiran. En el grupo que no cuenta con su confianza clasifica a Google Hangouts, Skype y Facebook Messenger, principalmente porque no existe un compromiso público de estas aplicaciones en materia de cifrado de conversaciones.

messengerDel otro lado se encuentran Telegram y WhatsApp, principalmente porque ofrecen cifrado de extremo a extremo para todas las conversaciones. Esto implica que solamente el emisor y el receptor de los mensajes pueden acceder a ellos, evitando injerencias externas.

Aunque, si de méritos se trata, no hay que perder de vista que Telegram ha incorporado esta característica desde sus inicios, mientras que WhatsApp lo introdujo en abril de 2016.

Sea por motivos de seguridad, por prestaciones específicas o simplemente por ahorrar el uso de datos, las aplicaciones de mensajería siguen siendo un conjunto bastante utilizado por los usuarios de Internet en México.

Cifras de la Asociación Mexicana de Internet indican que 64% de los usuarios en México han hecho uso de estas aplicaciones.

Lo que aún no se sabe es la proporción de personas que acceden a estas aplicaciones desde un teléfono móvil y aquellas que lo hacen desde una computadora.

Lo que sí es seguro es que estos nuevos desarrollos han apostado por la posibilidad de que los usuarios puedan consultar sus conversaciones sin importar la interfaz de la que hagan uso.

 

POB/LFJ