Foto: Wikimedia// Archivo

Un 27 de mayo de 1930, se inaugura el Edificio Chrysler, un rascacielos de 319 metros de altura, en aquel momento, el edificio más alto del mundo abría sus puertas en Nueva York, Estados Unidos.

Con el paso del tiempo, el edificio se convirtió en uno de los sitios más emblemáticos de la ciudad de Nueva York, su estilo Art Decó lo ha hecho un punto obligado para aquellos que visitan la ciudad por primera vez, ya todo un símbolo de la ciudad y de la arquitectura de Nueva York.

En cuanto a su construcción, estuvo a cargo de William H. Reynolds, quien confiaría el proyecto al arquitecto William Van Alen para construir un rascacielos que estaría ubicado en la calle 42 y la avenida Lexington, los bocetos serían llevados a la realidad gracias a la intervención de Walter Percy Chrysler, dueño de la empresa de automóviles Chrysler quien en 1928 comenzaría a financiar la construcción con un presupuesto de 15 millones de dólares.

La apuesta era clara, construir el rascacielos más grande del mundo, en una obra que se construyó en un tiempo récord de 18 meses, sin que nadie sufriera un accidente mortal, de esta forma se logró un edificio con 71 pisos y 282 metros.

El estilo del edificio sería de Art Decó, estilo arquitectónico decorativo y moderno, geométrico que se encargaba de adaptar los elementos más industriales de la época para convertirlos en estilizadas y elegantes formas.

En la carrera por ser el edificio más grande del mundo se encontraría a un gran competidor a unas calles de distancia, ya que al mismo tiempo se construía el edificio Bank of Manhattan Trust Building, ahora conocido como Trump Tower, en una carrera reñida que Walter Chrysler pudo ganar con un as bajo la manga, la cúpula de la torre, la cual sería consolidada por una aguja que le terminaría por dar una altura de 319 metros.

El Edificio Chrysler disfrutaría poco tiempo el ser el más alto del mundo, ya que en 1931 sería inaugurado el Empire State Building con 381 metros de altura.

POB/JS