Uno de los grandes males de la democracia a la mexicana es la corrupción que ha invadido todas las esferas y niveles del poder del estado mexicano. Junto con la simulación y la impunidad compone la triada que impide el desarrollo del País y enriquece a quienes hacen de la política su modus vivendi.

Y ahora se conoce un capítulo más del uso que del poder ha hecho Blanca Alcalá, la candidata del PRI al gobierno de Puebla.

No ha sido una filtración; es una acusación seria y con datos: Blanca Alcalá vendió un terreno en 11.8 millones de pesos al gobierno del Estado, que le costó a ella 850 mil pesos. La operación la hizo la empresa Alta Publicidad, S.A. de C.V. propiedad de Telmo Federico Muñoz Couto, quien es señalado como prestanombres de la candidata.

Y en el negocio participó Miguel Ángel Alcalá Ruiz, hermano de Blanca, quien fue administrativo del SOAPAP.

La acusación del fraude, del uso del poder para conseguir enriquecimiento a la sombra de su ejercicio la hizo Javier Lozano Alarcón, Senador y Vocero del PAN en Puebla.

Una vez más podemos ver el nepotismo, abuso de autoridad, fraude y enriquecimiento ilícito por parte de la candidata. Hoy nos estamos enterando que no solamente se dedicó al servicio público, sino también a hacer negocios en lo obscurito, y esa simulación y manera de ejercer la política en el servicio público, de todo el poder político y todo el poder económico es precisamente lo que no queremos que regrese a Puebla”, acusó Lozano Alarcón en conferencia de prensa.

Una vez más se espera el silencio o la omisión del tema por parte de Blanca Alcalá, quien ha optado por evadir lo las acusaciones y evidencias, argumentando una guerra desmedida en su contra.

Las pruebas, cantidades, nombres y circunstancias son contundentes. No admiten falsedad.

Sucedió la corrupción.

Vienen ahora los tiempos de la simulación y la impunidad.

Lo dicho, la triada nefasta documentada.

@luisenriquesf

facebook.com/luisenrique.sanchezfernandez

facebook.com/luisenriuqsf

luisenrique@poblanerias.com

[gap]