Una carrera de más de diez años en Puebla, con el récord de la mayor cantidad de dobles con la franela de los Pericos, además de posicionarse entre los tres primeros en categorías como juegos jugados, imparables, carreras producidas, entre otras, son las credenciales que presentan a César Tapia “El Natural”, una figura del béisbol en el estado.

En entrevista con Poblanerías en línea, el nacido el 10 de noviembre de 1982 en Empalme, Sonora, comentó su camino para llegar al béisbol, deporte que formó parte de su infancia por el gusto de su padre por el juego y por ser una actividad familiar, donde una llanta o un cuadro en la pared era el home perfecto.

A mí me cayó joven el veinte de que yo podía hacer muchas cosas aquí en el béisbol, prácticamente a los 12 años, yo le dije a mi mamá que yo me iba a dedicar a esto… En cuanto me llegué la oportunidad yo voy a salir a jugar béisbol donde sea y con el equipo que sea”.César Tapia PericosSu primera oportunidad llegó de manera inesperada, cuando en un try-out, al que no fue invitado, acudió a apoyar a sus amigos. César Gutiérrez, encargado de las visorias, lo invitó a participar; destacó y terminó por ser firmado con Pericos, en el 2000, mismo año en que el equipo regresó a Puebla.

La experiencia en las sucursales no fue algo fácil para César. Dijo que las condiciones eran complicadas para los novatos, al vivir en casas donde prácticamente vivían todos los jugadores, cerca de 40 personas, además de que los partidos eran complicados al disputarse al mediodía en climas difíciles como los de Nayarit o Tabasco, con recorridos de hasta tres horas en una rutina diaria.

César también se enfrentó a un problema con su posición, teniendo que adaptarse a la receptoría por la necesidad de buscar un lugar en el equipo.

Con el tiempo, descubrió que tenía las habilidades necesarias para ser catcher, con su trabajo y esfuerzo logró ganarse un espacio y posteriormente ser llamado al equipo grande de Liga Mexicana.

El tiempo con Pericos de Puebla

Después de cuatro años, César tuvo la oportunidad tras incorporarse con los Pericos de Puebla, donde observó la evolución de la franquicia poblana, pasando por tres cambios de directiva y por dos finales de la LMB, de las que comentó, el equipo pudo ganar, pero por cuestiones del béisbol no se dieron los resultados.

En el 2010, la nueva franquicia de Pericos llegó a su primer final como el mejor equipo de la Liga donde enfrentó a los Saraperos de Saltillo.

La novena verde solo pudo ganar un juego, quedando con la mala estadística de ser el equipo que más carreras recibió en un juego de serie final, ya que perdieron el quinto y definitivo juego por marcador de 21-2.

Llegamos allá (Saltillo), pasan otras situaciones pues, que ya el último juego, como que, situaciones del béisbol, todo se les dio, entonces ahí no se puede hacer nada, a veces decíamos nosotros vamos a tirarle con la brea a ver si también la batean”.

En 2014, Pericos enfrentó a Diablos Rojos del México en la final; sin embargo, perdió por barrida en cuatro juegos. César consideró que tuvo muchas similitudes a la de Saltillo, con un conjunto poblano que logró superar las expectativas pero que por cuestiones del béisbol se quedó a la orilla del campeonato.

“Nosotros todos los años venimos conscientes de eso (conseguir el campeonato), sabemos que estamos con una deuda aquí con la afición, con la nueva directiva y pues una deuda con nosotros mismos que hemos podido hacer más en esas finales y no lo hemos logrado”.

Cesar Tapia bateandoDespués de 12 temporadas con los Pericos de Puebla, 13 en total en el estado, dijo que depende de la gente asignarle su lugar dentro de la franquicia.

Aquí ha conseguido ser líder en dobles, al superar los 198 de Oscar Rodríguez, está cerca de los mil partidos y se ubica en las primeras posiciones en categorías como imparables y carreras producidas en la historia del equipo, solo detrás de jugadores como Pedro Iturbe y Ronny Camacho.

La afición poblana

Respecto al público poblano, César comentó que el béisbol tomó un gran papel en la ciudad, pues las personas comenzaron a verlo como un juego divertido.

La afición en Puebla -dijo- es muy difícil, se puede pasar de héroe a villano en un solo turno. Está consciente que los poblanos hacen un esfuerzo para ir al estadio, por lo que deben entregarse al 100% y quedar satisfechos con el trabajo.

“Uno simplemente viene todos los días con la mentalidad de entregarse al 100% de prepararse bien antes de cada partido y pues de salir a entregarse todo el tiempo, todos los juegos, no dejar de luchar cada out, cada entrada… Eso se lo debemos al público, esa gente que viene al juego y paga un boleto… Nosotros pues no le debemos más que entregarnos al 100%”.

César Tapia comentó que no esperaba estar tanto tiempo en Puebla; ahora ya piensa en un posible retiro con la novena verde, pero explicó que todavía le quedan algunos años de juego.

Dijo sentirse contento de vivir en la capital poblana, sin cuestionarse mucho cuando pueda acabar su gran carrera.

 

POB/LFJ/JCSD