El Gobierno de México y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), llegaron a un acuerdo preliminar para establecer un mecanismo de seguimiento para la investigación del caso de los 43 estudiantes normalistas desaparecidos en Ayotzinapa en septiembre de 2014.

Jorge Lomónaco, embajador de México ante las Naciones Unidas (ONU) en Ginebra, informó sobre este acuerdo preliminar sobre un “posible” mecanismo de seguimiento en conjunto, por lo que aclaró que posteriormente se darán más detalles al respecto.

México tuvo varios puntos de choque contra la organización Interamericana debido a su decisión de no extender el mandato del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), quienes dieron seguimiento al caso por 14 meses, encontrando graves fallas en la investigación, como tortura a los detenidos o tergiversación de la información.

Carlos Beristain, uno de los expertos de la Comisión de origen español, señaló que todavía no se tiene claro si alguno de los integrantes del grupo participará en el nuevo mecanismo de seguimiento, esto durante un evento en Ginebra, Suiza, en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

A casi dos años de la desaparición de los estudiantes, no se sabe con certeza que pasó con los estudiantes normalistas que arribaron el 26 de septiembre de 2014 a la ciudad de Iguala, Guerrero, para tomar autobuses con el fin de participar en una protesta, posteriormente, lo estudiantes fueron interceptados por policías municipales y supuestamente entregados al grupo criminal Guerreros Unidos.

La desaparición de los 43 jóvenes afectó fuertemente la administración del presidente Enrique Peña Nieto, además, provocó la separación de Ángel Heladio Aguirre Rivero del cargo de gobernador de Guerrero mientras se aclaraban los hechos y la detención de José Luis Abarca, en aquel momento alcalde de Iguala.

POB/JS