Para frenar el crecimiento del “sexting”, que consiste en la “viralización” a través de redes sociales de imágenes en poses muy sugerentes o con poca ropa, legisladores del PRI proponen hasta cuatro años de cárcel para quien difunda estas imágenes sin el consentimiento de una de partes.

Sergio Céspedes, diputado, dijo que este fenómeno se ha convertido en un problema social.

“Comete el delito contra la privacidad sexual quien o quienes publiquen, hagan difusión o compartan a través de cualquier medio electrónico audios, imágenes o videos que impliquen actividades sexuales o prácticas sexuales de personas, sin su consentimiento (…) se impondrá de 2 a 4 años de prisión y se aumentará hasta en una mitad de la sanción si quien realiza esta acción tuvo un vínculo sentimental”.

POB/LFJ