El Kamasutra reconoce el poder de los besos como la manera de expresar sentimientos, emociones y pasiones.

El texto hindú afirma que el beso une tres sentidos: el gusto, el tacto y el olfato, que al momento de combinarse, la reacción emocional se dispara totalmente.

Los labios son pieza clave en el juego de la seducción; un roce puede convertirse en una experiencia creativa e inspiradora.

De hecho, un estudio de la Universidad de Louisville en Reino Unido, sugiere que los labios son pieza clave en el juego de la seducción. Los labios voluminosos y grandes son más atractivos para los hombres, pues sugiere sensualidad.

La Universidad de Rugters a los hombres les gustan los besos húmedos, esto se debe a que los varones -inconscientemente- quieren transferir testosterona a la mujer para aumentar su deseo sexual.

El Kamasutra recomienda dar besos en todo el cuerpo y en todo momento.

Beso superior o inferior: cuando uno de los dos muerde el labio superior o inferior y el otro responde el beso en el labio inferior.

Beso toque: es un beso romántico en el que se toca el labio con la lengua y los amantes se toman de las manos.

Beso viajero: se dan besos por todo el cuerpo, sin detenerse. Esta acción puede provocar un estado de excitación en la pareja.

Beso broche: uno de los dos sujeta con sus labios los de su pareja y con la lengua se tocan los dientes, la lengua o el paladar.

Beso al pecho: besa los pezones de la pareja, suavemente y con poca saliva.

Beso sin reloj: besa a detalle alguna zona del cuerpo, combina entre caricias y ritmo para despertar una mayor sensación de placer.

Beso ladeado: las cabezas de los dos se inclinan en direcciones opuestas. Esta posición permite un mejor contacto con los labios.

POB/LFJ