La antorcha olímpica llegó a Río de Janeiro, sede de los Juegos Olímpicos de verano, pero por su paso por el municipio de Angra dos Reis, cientos de ciudadanos brasileños expresaron su descontento contra la justa olímpica.

Los residentes del distrito Japuíba en Angra dos Reis recibieron con banderas, pancartas y con gritos de consignas a la antorcha olímpica, lo que provocó un enfrentamiento con la policía que escoltaba el fuego olímpico.

Testigos en el lugar señalaron que, hombres armados comenzaron a disparar y lanzaron piedras a los automóviles de policía, quienes respondió con gases y balas de goma, además de registrarse algunos actos de vandalismo, aunque de acuerdo a varios reportes no se registraron heridos.

Los ciudadanos por medio de las redes sociales, expresaron que su protesta no era contra el deporte o la antorcha olímpica, sino contra el mal gobierno y sus decisiones, como el cierre de la Unidad de Emergencia en Angra y la paralización de una compañía de autobuses en la ciudad, dejando a miles de pasajeros sin opción de transporte.

El Comité Olímpico Internacional (COI) y el Comité de Río 2016, no dieron declaraciones sobre los hechos, solo señalaron que el relevo de la antorcha tuvo que ser detenido por razones de seguridad, en cuanto a las personas que participaban en el relevo de la antorcha, tuvieron que ser sacadas del lugar en un autobús, de acuerdo a las imágenes difundidas en redes sociales.

La antorcha comenzó su recorrido en Brasil el tres de mayo en la capital Brasilia, recorriendo más de 320 ciudades en los 26 estados del país, ahora en Río de Janeiro, debe viajar por 34 municipios fluminenses antes de llegar el próximo cinco de julio al Estadio Maracaná para la inauguración de los Juegos Olímpicos de Río 2016. En el relevo participan cerca de 12,000 personas en un recorrido de 20,000 kilómetros.

POB/JS