El programa de control vehicular que se emprende en Puebla, no es una medida que por sí sola funcione, pues debe ir acompañada de un proyecto que incluya un transporte público digno y seguro, consideró Alejandro Pérez Villaseñor, director de la Ingeniería en Desarrollo Sustentable del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) campus Puebla.

En entrevista con Poblanerías en línea, el académico dijo que se debe buscar que las personas dejen de usar el auto propio como un medio de transporte y cambien a un sistema de transporte colectivo.

Aunque se espera que el “Hoy No Circula” ayude a disminuir los índices de contaminación, Pérez Villaseñor dijo que se ha demostrado que este tipo de programas no tienen un impacto real.

No será suficiente para terminar con los índices de contaminación, dado que existen otros factores que abonan a ese sentido”.

CENTRO DE VERIFICACIÓN VEHICULARLa nueva disposición del programa incluye en “Hoy No Circula” al transporte público, el transporte de carga y el transporte federal, comentó.

Si bien pudiera parecer que sí bajan los índices de contaminación, Alejandro Pérez refirió que se “quedan cortos”, como ha sucedido en Ciudad de México.

El académico cree que debido a este programa, muchas personas optaron por comprar un vehículo para subsanar así la carencia de un medio de transporte, mientras que la otra parte de la población, adquirió una unidad usada que emiten más contaminantes.

El viacrucis de los verificentros

Hasta ahora, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), ha clausurado 40 líneas de verificación en 14 verificentros en Puebla.

Los cinco establecimientos que se ubican en la capital, además de tener líneas clausuradas, no pueden verificar automóviles anteriores al año 2006; los vehículos anteriores a este año solo pueden ser verificados en el municipio de Atlixco.

Al respecto, Pérez Villaseñor habló de la problemática que ha generado el cierre, donde los únicos afectados son los propietarios de automóviles que tienen la obligación de cumplir con esta disposición ambiental.

De por sí el número de verificentro se dio de manera drástica a partir de aproximadamente dos años, donde solo quedaron operando solo unos cuantos de manera muy específica en la ciudad, atendiendo al mismo número de vehículos, si a ello le aunamos que están cerrando muchos de ellos, el resultado por sí mismo resulta obvio, un caos”.

Dijo que esto a los usuarios no solo les ocasiona molestia por las largas filas para cumplir con el requisito, sino también la aplicación de multas por no poder tener el vehículo verificado a tiempo.

La autoridad es la única responsable de estos hechos, pues si nos está solicitando cumplir con este proceso de verificación, lo mínimo que nosotros tenemos que esperar como ciudadanía, es que no prevean de los medios adecuados para poder hacer esta verificación, es decir, contar con un mínimo número de verificentros para atender una cantidad de vehículos normales al día y cumplir con la norma”,.

centro-de-verificacion-vehicular-237211Si bien no calificó como un fracaso el programa de verificentros en Puebla, consideró necesario en una medida determinada, el poder monitorear las condiciones de los automóviles, es decir, conocer cuáles son las unidades que están contaminando en exceso y sacarlos de circulación.

Ello es perfecto, el problema es creamos que solo con ese medida se podrá hacer frente a los problemas de contaminación, cuando la contaminación ambiental viene también por uso de energías renovables, industrias en la ciudad, entre otra serie de factores”.

¿Cómo hacer ver al ciudadano que este no es un tema de orden recaudatorio?

Lo que se tiene que permear en que se trata de lesionar el bolsillo, se tienen que crear las condiciones para que las personas hagan los trámites adecuados y no sean objetos de multas, tomando en cuenta que no hay un número suficiente de verificentro, se tienen que reactivar los necesarios para ello, así como orientar al ciudadano para que acuda a sitios accesibles y certeros para que su auto que contamina, resuelva su problema, es decir, algo que refleje el espíritu en pro del medio ambiente y no únicamente como una medida recaudatoria”.

 

POB/LFJ