Joao Augusto Carneiro, juez federal de Brasil, ordenó derogar la prohibición sobre las manifestaciones pacíficas de carácter político en las instalaciones de los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro.

El juez ordenó al Comité de Río 2016, promotores de la prohibición, que se abstengan de impedir los intentos de manifestaciones, así como la prohibición de exhibición de carteles y camisetas con proclamas políticas, también, se estableció una multa de 64,322 pesos (3,500 dólares), por cada acción policiaca que viole la decisión.

Al respecto, el pasado sábado seis de agosto, durante las pruebas de tiro con arco, un espectador fue expulsado del Sambódromo al portal un cartel contra Michel Temer, presidente interino de Brasil.

También, durante el partido entre Estados Unidos y Francia femenil realizado en Belo Horizonte, siete aficionados fueron expulsados del Estadio por utilizar camisetas y canticos en contra del presidente interino.

La acción tuvo varias consecuencias entre la población de Brasil, inclusive, algunos delos voluntarios brasileños para las competencias decidieron no participar más en el evento deportivo como señal de protesta al considerarlo un ataque a la libertad de expresión.

En primera instancia, el Comité de Río pidió la prohibición de las manifestaciones para proteger el concepto olímpico de tener arenas limpias de cualquier injerencia externa, informó el diario O’Globo.

Brasil se encuentra en un momento de crisis política y social, el cual ha tenido algunos efectos leves durante los Juegos Olímpicos, como en la inauguración en el Estadio Maracaná donde los abucheos rodearon el discurso inaugural de Michel Temer.

También, los grupos de apoyo a Dilma Rousseff, presidenta fuera de cargo, han mostrado su descontento ante el gobierno no elegido de Temer, mientras esperan la decisión del Senado sobre declararla culpable o no de ser responsable de irregularidades contables durante su presidencia.

POB/JS